Decoración clásica contemporánea en NY

La firma del diseñador caleño Alberto Villalobos transformó un apartamento situado en el quinto piso del mítico hotel neoyorquino en un acogedor espacio donde el mobiliario contemporáneo se entrevera con piezas clásicas.

0

¿Cómo actualizar un apartamento en un lugar con tanta historia como el Hotel Plaza de Nueva York? ¿Hay alguna forma de quitarle un poco de solemnidad al exclusivo lugar? Nos referimos a un quinto piso con terraza, techos altos, algo más de 230 metros cuadrados y vista al majestuoso Central Park, en el corazón de Manhattan. Para esta tarea y bajo esas premisas, una pareja de clientes mexicanos contrató a la firma de interiorismo del diseñador caleño Alberto Villalobos, bautizada como Villalobos & Desio, quienes lo transformaron en un acogedor espacio de encuentro para esta familia de cuatro hijos, donde el amor por el arte se convierte en toda una manifestación a favor de la vanguardia.

alberto-villalobos-revista-axxis-6

Al entrar, el visitante se encuentra de frente una mesa redonda con un jarrón lleno de orquídeas amarillas y un cuadro con el dibujo de una mano, autoría del pintor mexicano Diego Rivera. Del techo cuelga una lámpara de cristal con frases talladas de Leonardo da Vinci, que cuando se prende aparecen reflejadas sobre la pared. La pieza es de la artista californiana Alison Berger. Sobre ese mismo corredor

se halla una pequeña banca, con patas de bronce, tapizada en mohair (fibra procedente del pelo de la cabra de Angora). Encima hay una obra de arte que el diseñador caleño de 36 años describe como un “estudio psicológico del analista suizo Hermann Rorschach”.

Según Alberto Villalobos: “Este no es necesariamente el apartamento más formal. Es uno que tiende hacia lo contemporáneo. Pero sí tiene cosas que funcionan muy bien con la arquitectura de la propiedad. Trabajamos con las proporciones que decidimos utilizar en el espacio, mucho más que con el estilo de las telas o de ciertas piezas del mobiliario”. Y es que al recorrer la sala se encuentran antigüedades como un busto de la antigua Grecia, así como un cuadro que visto de cerca se trata de una enorme fotografía de una partitura musical, concebido por el artista británico Idris Khan.

alberto-villalobos-revista-axxis-2

Quizás en la sala están dos de los muebles donde se concentra parte del espíritu del proyecto. Son dos poltronas de la diseñadora Holly Hunt tapizadas con un tejido de canasto de color azul profundo. Alberto Villalobos define su estilo como “transitional”. Transicional. “Nosotros trabajamos mucho sobre esa línea que está en ambos mundos. No se trata de sillones contemporáneos, pero tampoco son tradicionales. Son piezas que puedes mezclar tanto con mobiliario vintage como con cosas más actuales”.

El cuarto principal es el lugar para encontrar la calma y el reposo. Los techos altos permitieron utilizar una cama con dosel y una tela de tono crema en las paredes. “Ella quería que su cuarto fuera como un oasis. El sitio donde se pudiera relajar. Las lámparas son de Christopher Spitzmiller, un artista americano que hace trabajos en cerámica con colores y texturas increíbles, todo esto dio pie para empezar a mezclar lo que es hecho a mano con lo que es contemporáneo, darle al apartamento el sabor que queríamos”.

alberto-villalobos-revista-axxis-1

Los objetos preferidos del diseñador caleño son el biombo situado en el comedor y un secreter inglés rojo de estilo chino en la sala. El primero es una pieza original de los años cincuenta, del artista italiano Piero Fornasetti. El segundo, un mueble estilo William and Mary. “Son piezas que definitivamente le aportaron mucho al ADN del proyecto. Eso y el trabajo con la chimenea de la sala, que fue la que empezó a darnos proporciones y nos fue explicando mejor qué hacer con el espacio: la búsqueda del punto intermedio entre lo formal y lo informal”.

alberto-villalobos-revista-axxis-7

//revistaaxxis.com.co