De lo común a lo privado

Esta vivienda funciona como una unidad con dos apartamentos independientes articulados por una generosa zona social, donde el esqueleto de concreto de este edificio capitalino da fe de años pasados.

0

Este apartamento está ubicado en pleno centro financiero de Bogotá, un área de carácter urbano, muy densa, dinámica y activa. Es el penthouse de un edificio construido hace ya algunas décadas, pasada la mitad del siglo XX; una de esas construcciones comunes en esa época y escasas en la actual, con espacios generosos e iluminados y arquitectura robusta y atemporal, hecha con materiales nobles como el concreto, el ladrillo, la piedra y la madera.

decoracion-revista-axxis-4

Ese fue el reto al que se enfrentaron el arquitecto Gabriel Lian y la interiorista Sonia Lahoz: recuperar este lugar de alrededor de 500 metros cuadrados (más 200 metros cuadrados de terrazas), que originalmente tenía siete habitaciones, zonas sociales y de servicios e, incluso, un espacio de panadería; además, debían entenderlo, transformarlo en una vivienda contemporánea que sirviera a los gustos y las necesidades de sus nuevos habitantes. “Quisimos recuperar su esencia original, revivir su espíritu”, dice Lahoz.

Hoy lo habita una pareja joven, de espíritu libre, que valora sus espacios y sus rutinas individuales de la misma forma que disfrutan el tiempo que comparten juntos. Por esa razón, la vivienda funciona como una unidad con dos apartamentos independientes, con sus habitaciones, baños, comedor y cocina por duplicado, cada sitio con su carácter propio y diferenciado, abierto o cerrado, con televisión o sin ella, ajustándose a los gustos y requerimientos de su habitante, pero articulados en una amplia y generosa zona social, el espacio ideal para compartir y recibir a los amigos. Dos estilos de vida distintos y complementarios unidos en un solo hogar.

decoracion-revista-axxis-12

Al iniciar la obra se fue descubriendo la gran altura de la zona social, alrededor de seis metros de aire que da carácter al espacio más amplio de la vivienda, además, salió a la luz el esqueleto de concreto del edificio, latente testimonio de los años vividos. Viendo su imponencia y belleza le otorgaron al concreto un rol protagonista, sus texturas ásperas y frías quedaron al descubierto.

Como complemento ideal extendieron generosas superficies de madera en todas sus versiones: pisos laminados, refinados y lineales que en algunos puntos suben para envolver los muros; de tipo rústico para la escalera principal, que resalta con la variedad de sus texturas; y superficies de madera sólida en los mesones de los baños. Este material, presente en todas partes, balancea el peso del concreto con su calidez, y las paredes lisas y ligeras, blancas y en colores pastel, lo resaltan por contraste. La chimenea, con su geometría limpia y esquinas redondeadas, exalta aún más el dramatismo y la rugosidad del concreto a la vista.

decoracion-revista-axxis-9

Por su parte, el mobiliario y la decoración parten del concepto de “melange”, una mezcla ecléctica de un sinfín de muebles, objetos, recuerdos y piezas de arte cuyo origen es igualmente diverso: viajes, herencias, tiendas de decoración, galerías de arte, mercados de las pulgas…, aportes traídos por los miembros de la pareja y otros adquiridos en conjunto para complementar lo existente.

Interactúan en el apartamento contemporáneas sillas Ghost, diseñadas por Philippe Starck, con los faroles de un parque entrado en desuso y comprados en un anticuario tras pasar una subasta pública; asimismo, los tapetes de Aubusson, tejidos a mano hace unos cien años para adornar el interior de un palacio francés, viajaron en principio a Colombia adquiridos por el decorador William Piedrahíta para dar color a su casa, pero luego encontraron su morada actual al ser subastados después de su fallecimiento. Cada pieza, cada objeto cuenta una historia y aporta personalidad y carácter para construir un espacio armónico en medio de la diversidad.

decoracion-revista-axxis-3

La naturaleza también se muestra en todos los rincones de la casa, colándose a través de las terrazas, siempre presentes: más de ochenta arbustos han sido ubicados tanto en las áreas interiores como en las exteriores para suavizar un poco la dureza de la capital y atraer memorias de tiempos más verdes y tranquilos, cuando sus dueños no vivían en Bogotá. Espacios, recuerdos, colores y texturas conviven los unos con los otros para crear el fuerte carácter que define este hogar.

decoracion-revista-axxis-11

//revistaaxxis.com.co