ADN brutalista

El estudio arquitectónico GRUPO A completó recientemente la renovación del Oostlijn (Línea de enlace este) del Metro de Amsterdam. El proyecto incluye 5 estaciones subterráneas y 11 sobre tierra. El Oostlijn va desde la Estación Central hasta Amsterdam Zuidoost, parcialmente subterránea y parcialmente elevada sobre el suelo. El proyecto original fue construido en los años setenta en un estilo brutalista. 0

Con los años, la claridad de la arquitectura original se había vuelto confusa. La identidad de la línea se desvaneció debido a modificaciones posteriores. Los pasajeros se quejaron de la falta de seguridad, comodidad y confiabilidad general. El operador del metro tenía una necesidad desesperada de una estrategia clara con respecto a la búsqueda de caminos, publicidad, venta de boletos y señalización comercial. Las rutas de escape eran demasiado estrechas y faltaba una salida de humo adecuada. En resumen, las estaciones ya no estaban equipadas para enfrentar el futuro.

GRUPO A desarrolló una visión de diseño, basada en mejorar la seguridad social, la comodidad y la identidad. Su objetivo era crear un sistema de metro moderno que funcionara adecuadamente, comprensible y sea agradable de usar. Los arquitectos propusieron lograr esto sin negar el ADN brutalista de la línea de metro o incluso demolerlo. Pero en lugar de eso construye sobre eso.

Todas las 16 estaciones son diferentes, por lo que GRUPO A primero evolucionó la visión de diseño a un diseño genérico. Esto consistió en un conjunto de intervenciones generales de diseño inespecífico del sitio, de las cuales las más importantes son:

Transparencia: GRUPO A agregó transparencia a las estaciones al crear grandes vacíos cerca de las entradas. Esto crea una visión general entre los diferentes niveles y aumenta la sensación de seguridad de los pasajeros. También trae la luz del día más profundamente en los pasillos de la estación, lo que permite una orientación natural.

Agrupaciones: todos los elementos de orientación, publicidad y venta de boletos están agrupados en ubicaciones centrales, bien iluminados y visibles al instante. Los grupos se basan en un diseño modular: fácil de mantener y adaptarse a futuros cambios.

Iluminación indirecta: los puntos dirigidos a la pared y al techo enfatizan las cualidades espaciales de las estaciones originales. Para las estaciones terrestres anteriores, con techos de hormigón muy altos, los arquitectos diseñaron una línea de luz con puntos de luz, cámaras y altavoces integrados.

Color: a partir de una base monocromática, el color fue utilizado estratégicamente. Además de la orientación, el color se usa únicamente para resaltar los puntos en el espacio que requieren la atención de los pasajeros: entradas, venta de boletos, información y conexiones verticales.

Nuevos materiales: en contraste con las superficies de concreto originales, GRUPO A agregó nuevos materiales como vidrio, madera dura y azulejos esmaltados. Materiales ricos que son fáciles de limpiar y apelan a una sensación de confort.

Identidad: los patrones y los nombres de las estaciones se diseñaron en el sistema modular de los paneles de pared para crear un “alfabeto” específico de Oostlijn. Esta capa gráfica se une y fortalece la identidad general de Oostlijn.

El proyecto se llevó a cabo con un presupuesto limitado y sin interrumpir el tráfico diario de pasajeros. Después de casi diez años de arduo trabajo, Oostlijn ahora se ha convertido nuevamente en una adición funcional, comprensible y agradable al espacio público en Ámsterdam.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR