Apetito por casas abiertas

Durante la pasada edición de la feria de diseño IMM Cologne 2019, Studio Truly Truly fue el encargado de diseñar “Das Haus” (la casa). Como es costumbre, este montaje presenta una visión auténtica de cómo se puede habitar una casa respondiendo a las necesidades mutantes del ser humano actual. 0

Un espacio para respirar, un espacio para la acción, un lugar para pequeñas escapadas y un estudio para dormir medio escondido detrás de los paneles giratorios. Esto es lo que “Das Haus”, de Studio Truly Truly, presentó en la feria internacional de interiores IMM cologne 2019. Los diseñadores australianos, Kate y Joel Booy, demostraron autoconfianza y sensibilidad artística en su casa residencial para este evento de diseño. Su concepto de vida de planta abierta creó una vista panorámica con colores fuertes, detalles finos y sensación de bienestar dentro de espacios abiertos proporcionados. Era una “casa” sin nada superfluo que no ilustraba su concepto de “vivir según el estado de ánimo” y, sin embargo, su diseño estaba lejos de ser rígido o frío.

Los diseñadores eliminaron los tabiques fijos y los reemplazaron con zonas perfectamente adaptadas entre sí, en el material, los colores y las dimensiones. Crearon un ambiente de calidez en la instalación de la vida en el hogar construida por IMM Cologne en el Pure Editions Hall 3.1. Fue un ambiente que hizo que cualquiera que entrara a “Das Haus” se sintiera instantáneamente a gusto. Los muebles blandos para las paredes, los pisos y la cama, los sólidos bloques de cocina y los muebles pesados, los nuevos prototipos y los antiguos clásicos, la iluminación y los accesorios, los objetos de diseño y el arte, se unieron para formar un plan innovador para el diseño de interiores que representa una nueva generación de casas.

Relajado en el sentido correcto del término, Studio Truly Truly permanece fiel a sí mismo “Como diseñadores gráficos capacitados, nos aseguramos de que las cosas que diseñamos se comuniquen. Con este proyecto tuvimos la rara oportunidad de trabajar con todo lo que hace diseño de interiores y de ver cómo interactúan los muebles, la iluminación y los textiles”, comenta Joel Booy, “personalmente vemos nuestro hogar como un lugar de tranquilidad, eso es lo que queríamos hacer”, agrega.

Y lo lograron. La cocina fue el punto de partida para su diseño, explica Joel Booy, ya que siempre ha sido el punto focal de la vida social. Fascinados por los colores de la cocina, los diseñadores yuxtaponen el vivo verde amarillento de las baldosas artesanales con acero inoxidable cepillado (Alpes Inox) y los suaves tonos amarillos de la pesada tela de tapicería de Kvadrat, que envuelve toda la casa. La frialdad de la partición de vidrio semitransparente de la habitación fue absorbida por un cálido color rojo ciruela.

La zona dominante, abarca una cocina dividida en varios bloques sólidos, un mostrador de cocina que desciende en un banco, una mesa grande y multifuncional y un generoso grupo de asientos reunidos no alrededor de un televisor sino una ventana panorámica imaginaria, representada en el versión de feria por una amplia entrada. Los colores y la luz en la zona activa tienen un brillo vigorizante. El tono en la sala de estar se fijó mediante relucientes baldosas de color lima combinadas con la piedra y el metal de las superficies lisas y las líneas rectangulares, que condujeron a los materiales más blandos y formas más bajas del área de descanso. Esta zona estaba dominada por formas redondeadas y tonos ligeramente más oscuros. En el otro lado de la casa modelo, un muro de plantas que alcanza varios metros de altura forma el área reclinada circular. Para concluir, un área de baño con iluminación suave y un espacio separado por pantallas rotativas de ratán vienesas, arrojan el recorrido a la habitación principal.

Un plano orgánico en lugar de paredes fijas

A pesar de sus formas simples, minimalistas y su decoración un tanto escasa, los visitantes casi pueden disfrutar de sus colores cálidos y su claridad relajante. Los aproximadamente 180 metros cuadrados de “Das Haus” se estructuraron y diseñaron alrededor de estados de ánimo en lugar de funciones. Los invitados de honor de este año creen que esta forma de vida está mucho mejor alineada con las necesidades de hoy y, sobre todo, de mañana que las de tres habitaciones, más cocina, salón y baño.“La forma en que las personas trabajan, comen y consumen entretenimiento hoy en día es cada vez más fluida, y los límites entre estas diferentes actividades continúan borrosos”, dice la diseñadora Kate Booy. Su esposo, Joel, agrega: “Nuestra visión del hogar no se trata de realizar eficientemente muchas tareas, sino de romper con las exigencias del mundo exterior y encontrar su propio ritmo. Se trata de tomarse conscientemente el tiempo para actividades mundanas y darles el valor de algo que vale la pena “.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR