Esta casa mimetizada en el bosque de Chia es ideal para aquellos que buscan escapar de la ciudad

Por fotografía: IVÁN ORTIZ Producción: ana maría zuluaga Textos: RAMÓN ANDRÉS NIVIA
/
Junio
24 - 2016
Esta casa no fue concebida para tener espacios exuberantes o llamativos. Su objetivo es aprovechar al máximo la iluminación natural y mimetizarse en el bosque nativo donde está implantada para fomentar una vida tranquila, armoniosa.

“Anterior a un objeto arquitectónico existe un paisaje, que puede ser natural o urbano. El edificio es un intruso en el paisaje, coloniza un vacío que invariablemente modificará el lugar. Cómo lo transforme o en qué medida lo transforme es la responsabilidad que pesa sobre el arquitecto.

Todo lugar tiene un alma: una fábrica y un bosque, una ciudad y una playa. La síntesis de los elementos que componen el lugar nos revela el espíritu de ese paisaje, que no es otra cosa que el contexto en el cual se inscribirá un edificio”. Este fragmento del texto El proceso, publicado por el arquitecto Luis Restrepo en su página oficial, resume cómo enfrentó este proyecto residencial ubicado cerca de Chía, Cundinamarca.

    

“Esta casa, como buena parte de la arquitectura que propongo, busca integrarse con su contexto, que en este caso es un paisaje”, explica el arquitecto sobre esta vivienda casi imperceptible, a pesar de tener generosos volúmenes, en medio de un frondoso bosque nativo.

Vea tambien: Dos increíbles casas de concreto ubicadas en el Retiro, Antioquia

El ladrillo rústico de la fachada no fue una elección fortuita o un simple capricho, busca entablar un diálogo con los “materiales” del entorno donde está implantada la vivienda. “La textura que ofrece –el ladrillo– tiene mucho que ver con la de la naturaleza. El edificio no podía ser un gran bloque, había que romper un poco la geometría para minimizar su impacto”. Por eso, los volúmenes están escalonados, aprovechando la inclinación del terreno, lo cual hace que se perciba como una estructura no invasiva, mimetizada en el ambiente.

revista-axxis-arquitectura-6

En el interior, la propuesta tiene un objetivo claro: aprovechar la luz natural. “Los propietarios querían una casa luminosa. Ese es uno de los motivos de los volúmenes generosos que creamos, ubicar ventanas a diversas alturas para así bañar las amplias paredes con luz”.

Aunque el blanco ayuda a reflejar mucho más la luz, en esta oportunidad este no fue el principal motivo de la elección. Restrepo entrega todos sus proyectos con este tono, a fin de que sea un lienzo para los propietarios. “Al ser un color neutro permite que los dueños se expresen en el interior sin que la arquitectura sea protagonista, es simplemente el telón de fondo. Es muy importante que las casas adquieran la personalidad de quien las habita. En este caso lo mantuvieron porque querían que la luz natural inundara el lugar, por ejemplo”.

Vea tambien: Una casa clásica antioqueña cerca de Puente Iglesias junto al río Cauca

“Esta casa tiene algo muy particular. Los propietarios querían que la cocina fuera un punto fundamental dentro de la propuesta. Por eso está ubicada sobre la fachada principal, sobre la entrada, en un lugar muy destacado –quizá el más privilegiado del lote–”. Y aunque no está pensada como una vivienda para una ajetreada vida social, la cocina sí es parte de la cotidianidad de los propietarios, una pareja con dos hijos que disfruta estar en familia.

Este trabajo no tiene ningún exceso, incluso podría considerarse sencillo, de ahí la fuerza de su impacto en el espectador, pero no en el paisaje, donde se mimetiza a pesar de sus generosos volúmenes. “La aspiración de los dueños era clara: hacer un homenaje a la luz natural, nada más”. 

Conozca la renovación de esta casa en Barichara, Santander. 

  • Send this to a friend