Casa Buceo, Pieza urbana

Por Fotografía: Leonoardo Finotti Texto: Gustavo Hiriart
/
Septiembre
9 - 2015
En un barrio residencial de Montevideo, Uruguay, la pequeña Casa Buceo, de los arquitectos Gualano + Gualano, ocupa la mitad de la parcela mientras propone la otra mitad como espacio vacío.

La Casa Buceo toma su nombre del lugar en el que se localiza: El Buceo, barrio residencial alejado del centro de Montevideo, Uruguay, donde la cercanía a la costa del Río de la Plata, el frondoso arbolado público y los jardines de sus viviendas definen el ambiente de la zona.
En un pequeño terreno esquinero, de apenas 135 metros cuadrados, el estudio liderado por los hermanos Gualano proyectó una casa que debía albergar aproximadamente el mismo metraje. La primera decisión entonces fue apilar el programa en dos niveles, liberando la mitad del terreno, el cual mira al norte en su lado mayor.

Retrayéndose hacia la medianera, el proyecto reserva este vacío al norte y lo construye visualmente mediante un muro que acompaña la fachada. El patio resultante, además de captar el sol durante buena parte del día, no interrumpe el pasaje de radiación solar a los espacios interiores, especialmente bienvenida en los largos meses del invierno. Este esquema de dos bandas de actuación, una construida y la otra libre de construcciones, es desafiado por la presencia del prisma de la terraza. Si bien esta ocupa parte del vacío, lo hace con otro espacio también desocupado, que además evita apoyarse, colgando del cuerpo principal.

El volumen virtual de la terraza elevada construye la esquina a la vez que demarca y protege el espacio de acceso, y una vez dentro cubre el espacio de estacionamiento. Este componente urbano de la casa se entiende por la voluntad expresa de los autores de construir ciudad. Por ello, la Casa Buceo es más urbana que sus vecinos, entendida como una pequeña parte de un todo mayor. Está además concebida como un material en la composición.

revista axxis de arquitectura

 

Esta expresividad muy controlada, ya sea en lo material o en el campo de las formas, puede ser entendida como una apuesta a una estética de lo mínimo, de lo básico y lo posible. Por un lado, estos materiales precisan poco mantenimiento y su envejecimiento se asume como parte de su expresión final. Por el otro, apelan a técnicas constructivas sencillas, que ya están incorporadas en la tecnología y mano de obra del medio en el que se construye.

Proteger la intimidad, asegurada por el largo muro y el portón de entrada, permite que una vez adentro los espacios sean completamente vidriados. La conformación en planta hace que todos los ambientes miren al patio, que actúa como paisaje interior. En el nivel inferior la escalera define dos ámbitos separados, pero conectados visualmente, y su presencia se aliviana con el diseño de sus barandas y el uso del color blanco. En el superior la escalera vuelve a separar áreas, esta vez el dormitorio de los niños, al fondo, y el del matrimonio, con su salida independiente a la terraza.

A pesar de sus restricciones espaciales, la Casa Buceo saca el máximo provecho del espacio exterior, a la vez que encuentra un repertorio formal y material propio y adecuado al medio en el que se inserta.

Vea tambien: Luz y confort: el poder que brinda el vidrio en una construcción

//revistaaxxis.com.co

 

  • Send this to a friend