Una casa cálida y contemporánea en la que carpintería es protagonista

Una caja de mármol gris Rochelle, perfectamente iluminada, recibe a los visitantes de esta vivienda en Ciudad de México. En su interior, un sobresaliente trabajo de carpintería recubre las áreas con calidez. 0

Para este apartamento de 400 metros cuadrados ubicado en Ciudad de México, la firma de arquitectura mexicana Chain + Siman –fundada por las arquitectas Renatta Chain y Lina Siman– ideó una propuesta caracterizada por la simplicidad de sus formas, los espacios despejados y el uso de materiales neutros para lograr un equilibrio estético, funcional y estructural.

Los paneles centrales de la biblioteca a la derecha se pueden correr hacia los costados para revelar un televisor.

A escala conceptual, las arquitectas y su equipo decidieron hacer del vestíbulo un elemento de transición, un espacio de mármol gris Rochelle con una iluminación escenográfica de luz led. Constituye, en esencia, un cubo de texturas resaltadas por luces lineales que componen una figura geométrica. Y es tan solo el abrebocas, por cierto muy teatral, de lo que le espera al visitante tan pronto lo cruza.
En cambio, el resto del programa arquitectónico destaca por su luminosidad natural y amplitud. La sala, la cocina y el comedor se ubican en un área común, donde la chimenea de metal es el único elemento que fragmenta sutilmente el espacio y permite acomodar el resto de
necesidades sin limitar los alcances formales.

A la isla con encimera de mármol sobreponen una cubierta de madera para que cumpla las veces de barra. El vestíbulo es un cubo recubierto por mármol gris Rochelle, cuya iluminación led le da un aspecto dramático. Un pequeño comedor auxiliar es lo primero que ve el visitante tan pronto cruza el vestíbulo.

En esta área, el mármol del vestíbulo es reemplazado por madera, que cubre en forma de listones la pared del comedor auxiliar. En el salón, este material está presente tanto en el piso como en el muro que protege un amplio sofá en L, de tono gris, que abraza a su vez múltiples mesas de centro de vidrio y estructura metálica, lo que las hace livianas a la vista.

La cocina, abierta a la zona social, está compuesta por una isla con encimera de mármol, a la que le sobreponen de forma un poco desplazada, una cubierta de madera para que funcione también como barra. La iluminación, al igual que en toda la casa, es un elemento importante, pues enmarca los espacios y resalta partes como el salpicadero del lavaplatos, también de mármol. Las alacenas de vidrio son aprovechadas para exhibir de manera ordenada los elementos que contienen. Respecto a las circulaciones, estas fueron cuidadosamente pensadas para dar continuidad y crear vínculos entre el área común, el cuarto de televisión, el estudio y las habitaciones.

En la sala de televisión, una gran biblioteca contiene en sus extremos libros y objetos decorativos. Sus paneles centrales, hechos con listones de madera, se pueden correr para revelar un amplio televisor. Esto permite apreciar el espacio de pequeñas proporciones como dos áreas totalmente distintas, una destinada al descanso y otra al entretenimiento.

Una chimenea metálica, cuya parte superior parece flotar en el aire, es la encargada de separar de forma sutil la sala del comedor.

En el baño principal retoman los dos materiales recurrentes del proyecto, la madera y el mármol. Junto a la espaciosa tina aprovechan un nicho para ubicar un espejo y una pequeña mesa que componen una práctica zona de maquillaje. Aquí, la calidez y la sofisticación se mezclan a la perfección.

En el baño principal aprovechan un pequeño nicho para crear una zona de maquillaje.

A lo largo de todo el apartamento fue importante el empleo de un material tan noble como el nogal para crear muebles con un diseño atemporal, que son flexibles en su uso y además otorgan calidez.

El resto del mobiliario fue seleccionado en tonos grises y ocres, que combinan con los acabados de madera y mármol blanco. Por las noches, la iluminación indirecta es la protagonista que termina por configurar la atmósfera de esta vivienda.

Cada elemento, luminaria, accesorio, color y textura fueron cuidadosamente seleccionados para obtener un resultado especial, que reflejara la personalidad de sus habitantes y lograra armonía entre arquitectura, interiorismo y mobiliario. Elegancia y sobriedad son las palabras que definen este apartamento en Ciudad de México.

COMPARTIR