El COVID-19 hizo que anheláramos vivir en medio de la naturaleza

Por Ramon Nivia
/
Diciembre
15 - 2020
Habitar espacios en medio de la naturaleza se ha convertido en un anhelo para muchos, luego de meses en un entorno de concreto. Proyectos como este ofrecen una interesante opción gracias a un diseño que, además, tiene como prioridad la sostenibilidad.

Estar rodeados  por la naturaleza se ha convertido en prioridad para muchos, en especial tras meses de cuarentena. Años atrás era común que las personas migraran a las grandes urbes en búsqueda de oportunidades, pero ahora –gracias a los avances tecnológicos  y desarrollos de diversos sectores económicos– se abre una posibilidad interesante: radicarse en una ciudad intermedia, con las ventajas de tranquilidad y espacios  al aire libre que esto trae.


Esta arquitectura no busca ser pretenciosa, su objetivo es dar una vivienda de calidad y confort, mientras se respeta el entorno natural.

Algunos, quizá, quieran  ir un poco  más allá y estar alejados de las ciudades, su anhelo es habitar una parcelación donde la vegetación  y la paz sean los regentes.  Y cómo no desearlo luego de estar encerrados durante días y días en apartamentos  y casas con finitos metros cuadrados. No obstante, esto acarrea ciertas implicaciones ambientales  relacionadas con la obra y la construcción, que deben tenerse en cuenta.

Con esto en mente, la firma Colectivo Creativo Arquitectos, dirigida por el arquitecto caleño Felipe Lerma, ha continuado el desarrollo de su proyecto de casas modulares Vimob. Se trata de un sistema industrializado que, literalmente, permite adquirir una vivienda con un diseño predeterminado –pero a la vez personalizable– que puede instalarse en cualquier lote, y como  beneficio  extra, es posible “desarmarla” para trasladarla a otra locación de ser necesario.

Vea tambien: Una casa de ensueño ubicada entre la abundante vegetación de las afueras de Medellín

“Durante este tiempo hemos trabajado mucho en el concepto de economía circular, que poco se tiene en cuenta en la construcción. Todas las personas que produzcan algún insumo deben pensar qué va a pasar con su producto cuando este cumpla su ciclo de vida. Desde el diseño tenemos que responder esto”, afirma Lerma. Por ello, las casas Vimob –ideales para implantar en terrenos de difícil acceso–  tienen como principal objetivo, aparte de su fácil transporte y armado, un menor impacto en el medioambiente.

Pero ¿cómo una casa totalmente funcional puede tener un bajo impacto ambiental? El secreto de este proyecto está en la posibilidad de separar los materiales tan pronto cumplen su ciclo de vida útil –calculado en más de 150 años–.  “Nuestras  viviendas no se tienen que demoler, acción que genera residuos. La materia prima que usamos, desmontable,  puede entrar a un nuevo ciclo de vida productivo o ser reciclada ”Asimismo, el proceso de obra no representa un riesgo alto para el medioambiente, puesto que “desde la fábrica tenemos  muy claro qué vamos a instalar, de manera que los desperdicios en el lugar son mínimos. Además, por la esencia de la cimentación, el movimiento de tierras también es muy bajo, lo que permite adaptarnos a topografías realmente complejas y poder llegar a terrenos remotos.

Ahora las personas buscan espacios muy naturales y este proyecto es una respuesta a eso. Implica poder aislarte sin los problemas comunes de una construcción tradicional”. En esencia, la persona solo requiere un terreno para instalar una de estas casas, que ofrecen la opción de reubicarlas en otra locación sin que ello se traduzca en problemas de estabilidad. Si el lote no tiene puntos eléctrico, hidráulico y sanitario, se pueden “suplir esas necesidades por medio de un aljibe, pozo séptico y paneles solares”. Así, disfrutar de una vida al aire libre es cada vez más asequible.

Vea tambien: 7 objetos para que sus centros de mesa se vean irresistibles

  • Newsletter Axxis

    Registrese para recibir todo nuestro contenido

    Lo más reciente

    Una casa residencial moderna diseñada para concebir una vida familiar entre pinos

    POR Rodrigo Toledo, arquitecto y profesor asistente de la Universidad Pontificia Bolivariana

    Una casa de ensueño ubicada entre la abundante vegetación de las afueras de Medellín

    POR Rodrigo Toledo, arquitecto y profesor asistente de la Universidad Pontificia Bolivariana

    Relacionados

    7 objetos para que sus centros de mesa se vean irresistibles

    POR Fotografía: Iván Ortiz - producción: Ana María Zuluaga.

    Transformación urbana: así es la sorprendente reconstrucción de un barrio en Portugal

    POR Rodrigo Toledo, arquitecto y profesor asistente de la Universidad Pontificia Bolivariana

    Send this to a friend