El libro Diario de viaje a Quinta Camacho, la crónica de un barrio que invita a redescubrir este sector de Bogotá

Por Ramón Nivia
/
Agosto
20 - 2021
Crédito de la foto: ILUSTRACIONES: CORTESÍA ALEJANDRO HENRÍQUEZ Y LIBRERÍA WILBORADA 1047.
El libro Diario de viaje a Quinta Camacho. La crónica de un barrio vivo invita a redescubrir este emblemático sector de Bogotá por medio de diversos recorridos.

“La manera en la que los techos inclinados, las diversas chimeneas, las paredes de ladrillo, la madera de puertas o ventanas y la ornamentación de hierro de las verjas comienza a alimentar la imaginación y uno se extravía pensando en cómo habría sido la vida si uno hubiese sido ese niño que corrió, jugó y lloró en esos jardines o en esos patios ahora vacíos”. Este fragmento del libro Diario de viaje a Quinta Camacho. La crónica de un barrio vivo, del autor y arquitecto Alejandro Henríquez, encapsula lo que muchos hemos pensado al recorrer las calles de este emblemático sector de la capital.

Este libro, que tendrá una segunda edición, nace de la iniciativa de Yolanda Auza, fundadora de la Librería Wilborada 1047, con quien el arquitecto tiene una relación muy especial, pues restauró hace unos años la vieja casona –erigida en 1944– que da resguardo a la sede de este centro cultural en Quinta Camacho. La publicación relata, con textos cortos e ilustraciones originales –realizadas por el arquitecto durante sus múltiples recorridos en bicicleta–, la historia y vida de esta característica zona de Bogotá, desde su origen como la Quinta de Enrique Camacho Leyva, en la década de 1930, hasta la actualidad, cuando muchas de las casas luchan por mantener su tan merecido lugar en una ciudad cambiante y agitada.

Se trata de un recorrido personal por las distintas facetas de Quinta Camacho. Pasamos por sus orígenes, arquitectura, árboles, libros, escenarios culturales, oficinas, restaurantes, negocios, centros educativos y habitantes. Leer esta obra es terminar con la urgencia de caminar este barrio con ella en las manos para descubrir paso a paso esas joyas ocultas, que simplemente no vemos por el afán del día a día. ■

Lea más en nuestra sección de arquitectura.

Deja un comentario:

Send this to a friend