El minimalismo de una casa japonesa diseñada para disfrutar de la naturaleza

Por Masashige Akeda
/
Julio
26 - 2021
Crédito de la foto: cortesía v2com
Esta casa ubicada en una residencia tranquila de Osaka, Japón, fue diseñada para una pareja que buscaba disfrutar de la naturaleza a diario y conectarse más con la sencillez de la vida y estar en armonía con el entorno natural que los rodea.

La Casa en Minohshinmachi expresa la idea de que es posible construir una casa bonita e interesante que además sea económica. Este proyecto fue diseñado para una joven pareja por el arquitecto japonés Yasuyuki Kitamura.

El lugar proyectado está situado en la parte más septentrional de la ciudad de Minoh, en la prefectura de Osaka, y la zona de desarrollo circundante estaba bendecida por un entorno natural. Sin embargo, muchas de las casas construidas en los alrededores no eran muy diferentes de las construidas en el centro de la ciudad. En este entorno, la pareja de clientes quería una casa sencilla que les permitiera absorber la riqueza de la naturaleza en su vida diaria, a diferencia de vivir en una casa construida en la ciudad.

El lado sur del solar da a la carretera, y los lados este y oeste están flanqueados por parcelas residenciales. En el lado norte, el solar da a la carretera de gestión de la Granja Satoyama, que se estableció como zona de amortiguación para la zona de alerta de desastres por desprendimientos. Al fondo se ve el magnífico verdor del monte Aogai, la montaña más septentrional de la ciudad de Minoh. Al abordar esta frontera entre la “ciudad” y la “naturaleza”, se requería una residencia tranquila con un límite impreciso entre el interior y el exterior, en armonía con el entorno natural que la rodea.

La casa es un edificio de una sola planta con un tejado sencillo a dos aguas, y el volumen se mantiene bajo para que tenga una continuidad con el paisaje circundante. Además, con un presupuesto de construcción muy limitado, la estructura se construyó utilizando métodos convencionales de construcción en madera, con todos los pilares de 105 mm de lado, y todos ellos construidos con metales estructurales ordinarios. Se utilizó una estructura de armazón simétrica simple con pilares separados por un paso, una única viga longitudinal de escalada en el interior y el exterior, y cabrios con extremos estrechados para garantizar un alto rendimiento sísmico y reducir significativamente el periodo de construcción.

Vea tambien: Los pisos de madera siempre serán una gran opción al momento de remodelar

El espacio interior se amplía con aberturas pareadas, un techo ligero, aleros profundos y grandes tragaluces que atraen los árboles y el cielo azul. Y al anidar las habitaciones, se creó una zona intermedia que difumina el interior y el exterior del edificio. Dos pilares colocados en el centro del gran espacio, colocados como componentes arquitectónicos con una pequeña sección transversal, proporcionan al espacio una sensación de calma, como si fueran árboles en pie en un bosque.

Este único gesto arquitectónico establece el estilo del edificio basado en un uso honesto de los materiales y un equilibrio entre opacidad y transparencia. En el interior de la vivienda de una sola planta, dividida por esbeltas vigas de madera, la cocina, el baño y otras funciones están contenidas por una serie de volúmenes rectilíneos anidados, encalados o revestidos de madera contrachapada. Modernas y sólidas, las estructuras ofrecen un magnífico contraste con la clásica y aireada envoltura. Aunque aparentemente ligera y etérea, la casa es muy resistente a los terremotos, gracias al método tradicional de construcción en madera empleado en su fabricación. Una nueva expresión en un entorno extraordinario, el proyecto demuestra que la grandeza puede lograrse con medios modestos.

“Hemos buscado el futuro de la arquitectura medioambiental, y nuestro objetivo era reconstruir la relación olvidada entre el carácter local y el entorno natural que lo rodea. El resultado es un nuevo tipo de edificio que, además de sus altas prestaciones residenciales, se siente más como una parte de la naturaleza que como un paisaje”, dijo el arquitecto Yasuyuki Kitamura.

En los últimos años, la demanda de viviendas de alto rendimiento no ha dejado de aumentar. Este edificio, con su forma bien equilibrada y sus grandes aberturas, se diseñó para resistir los terremotos en Japón, un país famoso por estos sucesos. La casa está diseñada según las normas de resistencia a los terremotos de grado 3, y con excelentes prestaciones de aislamiento, lo que da lugar a un ambiente tranquilo y relajado.

Vea tambien: La sorprendente remodelación de un apartamento en Barranquilla

La casa de Minohshinmachi ganó el prestigioso premio AZ, y ha sido seleccionada como finalista de los premios Architizer A+ 2021 en la categoría de diseño de arquitectura + vivienda pequeña/de bajo costo.

Lea aquí también: una sorprendente y cálida casa sostenible de acero y hormigón

Send this to a friend