Casa Ibiray, entre dos universos

Por Fotografía: Leonardo Finotti. Texto: Gustavo Hiriart
/
Mayo
29 - 2014
En medio de casas de principio del siglo XX se inserta esta vivienda contemporánea de pequeño formato ubicada en la ciudad de Montevideo, Uruguay. Su arquitectura sobresale por la acertada combinación volumétrica en hormigón y acero.

La Casa Ibiray proyectada por los arquitectos Lucho Oreggioni y Sonia Prieto en el barrio montevideano de Punta Carretas, la t se posiciona en el eje de un sector conocido como “La isla” por sus características urbanas de baja densidad y sus casas de principio del siglo XX. En medio de estos dos universos, el lugar ocupa la parcela de una vieja casa en ruinas, manteniendo apenas los muros de borde como “un rastro de la antigua construcción”, según cuentan los proyectistas.

Conservando la unidad, el proyecto se divide en dos partes –dos distintas respuestas– tanto en planta como en alzado. El interior de la casa representa la masa construida, un volumen de hormigón y vidrio, el cual ocupa principalmente la zona contra la medianera sur liberando el lado norte.

Este sector abierto contiene los patios, la caja de vidrio de la sala de estar y una terraza en la planta alta. La solución del área libre colocada por delante de la casa fortalece la experiencia desde el interior del jardín y la calle, a diferencia de la solución tradicional montevideana del patio al centro o al fondo del terreno. A esto se suma el factor climático ya que el sol proveniente del norte es un bien preciado en el invierno.

Dining room and kitchen space in the foreground. In the backgrou

La siguiente división ocurre en la fachada, la  cual enseña en su parte inferior un muro macizo perteneciente a la antigua casa, manteniendo los huecos existentes. “Buscábamos una casa que negociara el anclaje con ciertas cualidades urbanas y al mismo tiempo fuera en esencia una pieza de su tiempo”, afirman Oreggioni y Prieto.

Vea tambien: Este proyecto residencial de lujo en Bogotá tiene una vista de ensueño

El piso superior, por el contrario, construye el aire mediante una trama de hormigón y acero, a la cual se prende la vegetación, un velo variable con el tiempo en color y densidad. La fachada lateral mantiene esta relación, y agrega el volumen de hormigón a la vista del dormitorio principal que se asoma sobre el muro de la planta baja, separado por una ventana corrida perteneciente al dormitorio de huéspedes.

Downward view of the courtyard

Cuestión de volumen

Todo el terreno es proyectado, pero la casa como construcción interior utiliza solo una parte. “Nos interesó trabajar la casa como el volumen total de aire tratado arquitectónicamente, con instancias exteriores e interiores entrelazadas”aseguran los arquitectos. Así, la sala de estar ocupa la zona central del patio, dividiendo en dos los espacios exteriores para que se disfruten como si fueran habitaciones al aire libre. Las divisiones no son tajantes, y en busca del equilibrio, la zona de barbacoa (tradicional parrillero uruguayo) se inserta en el volumen interior, contra el comedor y la cocina.

En el piso superior, la escalera lineal conforma  el pasillo central, del cual se accede a la sala de juegos, estudio, baño y dormitorio. Un segundo recorrido paralelo a la fachada norte es posible gracias a que tanto el baño como el estudio fueron pensados como bloques autónomos, separados del plano de vidrio y relacionados a través de puertas correderas de madera. Este espacio de circulación genera una doble fachada hacia el patio frontal y la terraza que permite el vidriado continuo, visto desde afuera, y el control de la luz desde adentro.

Vea tambien: En tendencia: una cálida combinación de colores que envuelve el hogar

La Casa Ibiray resulta un ejemplo de arquitectura doméstica: en un barrio de bajo perfil pero de valiosas cualidades urbanas se inserta de manera meditada, entablando un diálogo con sus vecinos sin renunciar a su imagen contemporánea; consigue trabar los espacios interiores con los exteriores sin que aquellos pierdan su carácter de cobijo, y a su vez maneja un repertorio espacial que asegura una vivencia intensa y placentera, todo en un espacio de 170 metros cuadrados.

In the foreground view of the living room, in the background ent

//revistaaxxis.com.co

Deja un comentario:

Send this to a friend