La casa de cristal

Por Por: Mónica Barreneche.
/
Abril
22 - 2016
De apariencia frágil y estructura firme, la fachada de la nueva boutique de Chanel en Ámsterdam está hecha de ladrillos de cristal, una novedosa propuesta del estudio de arquitectura holandés MVRD

MVRDV demolió un antiguo edificio clásico holandés para construirlo de nuevo y convertir su fachada en una declaración de la nueva arquitectura de este país de la cual, esta firma es líder.

Debido a las políticas de conservación de la calle Hooftstraat , lugar de concentración de las marcas de lujo en Ámsterdam, el estudio de arquitectura debía respetar las reglas de la arquitectura clásica del lugar, no obstante y en aras a firmar el proyecto como algo innovador y elegante, decidieron demoler en su totalidad el edificio original para reconstruirlo de nuevo por completo.

Ladrillos de vidrio se disuelven en la fachada del nuevo edificio, el cual en su apariencia respeta las leyes de zonificación del diseño original terracota.

Vea tambien: Una casa de campo en Tabio, Cundinamarca diseñada para el descanso

Con esta “innovación poética en la construcción de vidrio” los arquitectos pretendían crear una modernidad en el patrimonio que permita a las grandes marcas estar a la cabeza del lujo y el mercado del deseo.

Una vez aprobada la idea inicial, MVRDV trabajó en estrecha colaboración con Poesia (marca de Vetreria Resanese) para desarrollar la tecnología necesaria y hacer posible la producción de sólidos ladrillos de cristal hechos a mano.

La investigación realizada por la universidad de tecnología de Delft condujo al desarrollo de soluciones estructurales y técnicas de fabricación que permiten una alta resistencia que cimientan los ladrillos sin comprometer el diseño original.

Vea tambien: Una pequeña cabaña de ensueño ubicada en las montañas antioqueñas, en San Antonio de Pereira

Un diseño delicado que impacta y marca el inicio de la renovación sustentable de la arquitectura contemporánea.

//revistaaxxis.com.co

Deja un comentario:

Send this to a friend