Esta casa combina la entrada de luz natural, una vista sobre un arbolado de golf y la privacidad

Por Fotografía: Luis Casals. Texto: Marcel Benedito.
/
Junio
13 - 2014
Los propietarios de esta vivienda enclavada en la provincia de Castellón, en el litoral mediterráneo de España, querían una construcción cerrada en sus ámbitos de intimidad, pero al mismo tiempo abierta al magnífico espacio exterior que se funde con un campo de golf.

Arquitectos: Jaime Sanahuja, Emilio Cubillos y Mar Nadal
Los dos principales puntos que se debían combinar en su construcción eran la entrada de luz natural y la privacidad. Así, se cierra respecto de la calle, pero tiene máxima conexión hacia el exterior por el lado del jardín y disfruta de una espléndida vista sobre el arbolado del golf. De igual manera, se abre para poder captar la luz del sol.

 La zona de grandes huecos acristalados, donde están el salón-comedor y la cocina, se cerró con ventanales de grandes proporciones. Dos sistemas de carpintería de aluminio, de diseño robusto y líneas esbeltas, permiten crear grandes paredes de vidrio gracias a sus múltiples posibilidades de aplicación, que se complementan con unas altas prestaciones térmicas y acústicas. Siguiendo con el juego de luces, en la doble altura del salón aparecen cuatro originales claraboyas que buscan la luz en distintas orientaciones.

5

Los diferentes tipos de pavimentos utilizados en el interior de la casa, así como la textura de las paredes de hormigón, son el marco perfecto para este intenso baño de iluminación natural que se atenúa a medida que transcurren las horas y cobra nuevos matices. Una escalera aérea, construida sobre un nervio metálico central, con peldaños de madera de roble y una ligera barandilla, caracteriza el espacio central y dirige todas las miradas como contrapeso a la vista del exterior.

Vea tambien: Getsemaní el barrio tradicional de Cartagena con una una identidad histórica inigualable

Los arquitectos proyectaron una serie de volumetrías de distintos materiales que consiguen acotar los espacios exteriores sobre los que se articula la casa. Por un lado, el hormigón forma la gran caja que acoge el salón-comedor.

Por otro, el volumen blanco es el encargado de alojar los dormitorios y el estudio. Y por último, destacan las dos cajas de madera, que emergen como queriendo asomarse al paisaje, pero a su vez con unas tímidas aberturas dando privacidad a los baños y otros dormitorios.

Afuera el espacio está ordenado según la ubicación de los pinos que se encontraban en el terreno. La piscina rectangular, estrecha y muy alargada, se abre en una posición privilegiada, orientada al sol y conectada a la terraza cubierta, con un espectacular porche que articula tanto los volúmenes de la casa como el exterior.

Vea tambien: Cielo rasos, la tendencia que está transformando la arquitectura en todo el mundo

3

//revistaaxxis.com.co

Deja un comentario:

Send this to a friend