Un refugio de ensueño en las rocas ideal para escapar de la rutina de la ciudad

El lugar de implantación de la pequeña estructura permite que, a simple vista, parezca flotar sobre el terreno. Hecha de madera sostenible, esta cabaña invita a las personas a disfrutar la naturaleza nativa de Overberg, Sudáfrica. 0

A veces lo pequeño es hermoso. Este proyecto lo evidencia. Solo se necesita un rápido vistazo para percibir el potencial de esta cabaña, construida recientemente en la granja KolKol en Overberg, Sudáfrica. Su llamativa forma, entre lo lineal y lo curvo, provoca de inmediato diversas emociones.

Una vez el espectador se acerca a la estructura, la sensación de estar en un lugar muy especial se intensifica. De un solo nivel, esta pequeña estructura es simplemente una cabaña de vacaciones, creada y construida para que la gente de la ciudad pueda ir a la granja a relajarse y reconectarse con la naturaleza y con ella misma. No obstante, en términos de diseño, sus responsables la llevaron a otro nivel.

Para empezar, su lugar de implantación permite que la estructura flote sobre el paisaje, a la vez que se mezcla con la ladera de la montaña. “Por supuesto, consideramos cuidadosamente dónde ubicarla”, dice e propietario de KolKol y diseñador de esta vivienda, Rudi Oosthuyse. Acá el respeto por el entorno es evidente desde su concepción y, en especial, en su ejecución, pues todas las maderas utilizadas provienen de una plantación sostenible de árboles de goma.

Basta una hora de charla con Rudi –persona que siempre tiene en mente la innovación–, para comprender que cuando afirma con modestia, “considerado cuidadosamente”, en realidad quiere decir “durante más de una década conocí toda esta tierra, observé con sumo cuidado exactamente dónde debía situarse la estructura, según las vistas, los movimientos del sol, los vientos dominantes y que el
impacto sobre las fynbos, plantas autóctonas que la rodean, sea el mínimo posible”.

Luego está el diseño real de la casa, que Rudi, junto con su esposa Karen, también soñó en su totalidad. Habían construido un primer conjunto de “cabañas de montaña más convencionales” cuando comenzaron a desarrollar opciones de alojamiento en 2005.

A pesar de estar escondida en una de las esquinas de la cabaña, la cocina cuenta con un amplio espacio para la preparación de los alimentos. El mosaico –inspirado en el que se usa en los metros– comienza en el suelo y sube por toda la pared.

Estas se encuentran en una de las laderas más altas, a cierta distancia sobre el sitio donde levantaron la nueva. No obstante, “siempre he tenido este tipo de forma en mi cabeza. Entonces, cuando llegó el momento, lo dibujé todo y luego conseguí que un arquitecto hiciera planos detallados para la aprobación del consejo”.

Desde el exterior, la cabaña es casi una caja rígidamente rectangular, excepto en los extremos, donde el piso y el techo son conectados por las paredes laterales de la estructura a partir de una suave curva. Esta “caja” de hormigón fue fundida en el sitio por Rudi y su equipo. “Un ingeniero nos ayudó con la planificación de los refuerzos que fueron necesarios”.

La sala de estar es articulada por la chimenea, que tiene un recubrimiento de cobre. Las grandes puertas correderas permiten que se comunique de manera directa con el entorno.

Las líneas rectangulares severas son suavizadas por curvas, así como por el hecho de tener en su exterior una cáscara de hormigón completamente revestida de madera sostenible teñida de un tono oscuro. Este efecto es reforzado por el uso de gruesos paneles de madera para formar la pared posterior, en combinación con grandes puertas correderas de vidrio y madera en la parte delantera. Estas últimas permiten vistas panorámicas incluso cuando la estructura está completamente cerrada.

Esta cabaña fue diseñada para integrarse de manera respetuosa con su entorno; por ello, el recubrimiento exterior está compuesto por madera adquirida de forma sostenible.

Esta es una casa compacta que presenta un espacio interior dividido en dos secciones, uno para vivir y otro para dormir, por una gran chimenea central recubierta por cobre. Este elemento es totalmente abierto hacia el lado de la sala de estar, mientras en la cara que da al dormitorio incluyeron un panel de vidrio que le otorga transparencia y, al mismo tiempo, permite que los invitados duerman durante los meses más fríos del año con una clara visual de las brasas brillantes del fuego.

Este pequeño gesto crea un ambiente muy confortable. Su deck frontal se extiende a lo largo de la cabaña. A este se puede acceder por la sala de estar, el dormitorio y el baño. Cuando el clima es favorable, este elemento constituye una extensión de los ambientes interiores
hacia el exterior. Junto a la habitación hay una ducha al aire libre, mientras un sofá cercano invita al descanso y a disfrutar del paisaje.

Entre las áreas de sala y dormitorio hay un pequeño escritorio, ideal para revisar los correos electrónicos y, además, para almacenar la leña que alimenta la chimenea.

También dispusieron para esta área de terraza una bañera de hidromasajes y una mesa de comedor. La vivienda tiene una estética única,
en parte tosca y natural, en parte lineal y contemporánea. Lujosamente cómoda, encarna el espíritu de innovación de sus propietarios, así como su meticulosa atención al detalle. Por ejemplo, la fundición del hormigón que se dejaría al descubierto implicaba preparar cuidadosamente las formaletas de madera, de las cuales el material recoge sus texturas para hacer mucho más interesantes las superficies.

Cabe destacar que toda la madera utilizada en este proyecto la obtuvieron de forma sostenible en lo que eran antiguas plantaciones de árboles de goma, que en la actualidad están siendo reemplazadas por los granjeros de la zona. Los muebles y accesorios, así como las mesas de madera fueron creados por artesanos locales o insitu, como fue el caso de los accesorios del baño, incluido el lavamanos, y las tuberías. En cuanto a la decoración interior, tiene un aspecto informal y lujoso, con colores cálidos y texturas que resaltan el concreto y la madera de los acabados.

En el baño construyeron ingeniosas griferías utilizando suministros básicos de plomería. El revestimiento de madera corre por la pared hasta unirse con el techo.

La sensación de descanso es complementada por las pantallas tejidas de las lámparas, las formas contemporáneas de las sillas y sofás, y los guiños en las telas de los cojines a la flora indígena del paisaje circundante. Los elementos adicionales incluyen un horno de pizza para interiores, así como la más reciente versión de los jacuzzis de leña de KolKol. Asimismo, las bañeras –también diseñadas y fabricadas por Rudi– cuentan con agua que se calienta a través de una estufa de leña, de acero inoxidable, que encaja perfectamente en una esquina. Junto con las muchas innovaciones y detalles bien pensados que caracterizan la cabaña, toques como estos convierten una residencia pequeña en un atractivo gigante.

La cabaña parece flotar suavemente sobre el paisaje circundante, compuesto por plantas fynbos típicas de la región. El objetivo de su arquitectura es integrarse con el entorno.

COMPARTIR