Renovar la casa: uno de los propósitos que nos dejó la pandemia

Por Revista AXXIS
/
Junio
23 - 2021
Después de estos largos meses de pandemia, con sus encierros, cuarentenas y distanciamientos, estamos llegando al momento de darle un nuevo impulso a la realidad, adecuar nuestros espacios habitables y procurarnos aire fresco para los días por venir.

Aire, luz, naturaleza, vegetación, contacto con el exterior, calidez, confort y tranquilidad son conceptos que se convirtieron en invaluables después de las experiencias vividas durante el confinamiento, aprendizajes que quedaron y serán aplicados una y otra vez en el futuro.

Además de entender la verdadera importancia de los espacios exteriores, aprendimos a valorar aún más la presencia de la vegetación, del sol y del aire fresco en los interiores. En esa misma línea, los materiales por utilizar para nuestros acabados y pisos tienden a expresar esa vuelta a lo natural, a la creación de ambientes tranquilos y saludables, sostenibles y agradables, en sintonía con nuestra personalidad.

“La madera nunca ha pasado ni pasará de moda. Lo importante para que funcione en los espacios es prepararla y darle mantenimiento con los productos adecuados según el tráfico al que esté expuesta”, comenta Adrián Betancur, encargado del área de mercadeo de maderas decorativas de Pintuco. Las superficies de madera, con su origen natural y sus colores y texturas, generan un impacto positivo en el estado de ánimo, además de llenar de carácter y de calidez las zonas habitables. La posibilidad de reciclar este material de las demoliciones u obtenerlo de fuentes de renovación rápida y sostenible les da todavía más sentido a este tipo de soluciones, que enseñan un camino ecológico y responsable con el medioambiente.

Vea tambien: Dos increíbles casas de concreto ubicadas en el Retiro, Antioquia

La madera y elementos como los tapetes componen ambientes confortables.

Fotografía: Mateo Soto.

Como alternativa a la madera sólida aparecen los pisos estructurados o laminados, algunas veces más económicos y muy versátiles. Los desarrollos tecnológicos, que los hacen confiables y duraderos, amplían el abanico de opciones a la hora de pensar en un producto para el suelo. “La tendencia es buscar texturas y tonos que generen sensaciones de naturalidad, en acabados mate o semimate, no brillantes –explica Marcelo Albornoz, CEO de Pisos J. Albornoz–. Hoy estos pisos muestran nudos, relieves y cepillados que los hacen parecer cada vez más naturales”, recalca. Listones más anchos y más largos, y una mayor riqueza en sus composiciones y colores les dan una apariencia realista, atractiva, homogénea y tranquila. Si bien de origen plástico, a su manera, los pisos vinílicos se unen a esta misma tendencia. Con procesos de elaboración que buscan volverse más sostenibles, replican con un alto grado de realismo lo natural de la madera y la piedra. “Combinan propiedades de asepsia, facilidad de limpieza y sanitización, con una preocupación estética.


Para este apartamento, ubicado en el edificio Octava, al norte de Bogotá, contaron con pisos de la firma J. Albornoz.
Fotografía: Iván Ortiz.

Los acabados mezclan texturas con gráficos y color de forma que puedan crear ambientes bellos y agradables”, comenta Catherine Laurence, directora de mercadeo de Lamitech. Sus posibilidades gráficas, características acústicas, facilidad de instalación y limpieza –otra de las virtudes de los materiales que ensalzó la pandemia– los han convertido en una buena alternativa, tanto para áreas interiores como para superficies expuestas a la intemperie.

Vea tambien: Llega una nueva edición del Encuentro Técnico de la Construcción de Camacol

Por su lado, el porcelanato, antes limitado a espacios como baños y cocina, ha desarrollado una evolución similar con una multiplicidad de texturas y acabados, que ofrecen formatos cada vez más grandes y replican las cualidades gráficas de la piedra y la madera con una buena dosis de precisión. “Sus características de asepsia y longevidad, además de bajos requerimientos de mantenimiento, lo convierten en una posibilidad adicional para tener en cuenta”, comenta Juan Fernando Nieto, gerente de negocio de pisos y paredes de Homecenter.

Se suman a ellos las alfombras –residenciales o de alto tráfico–, algunas con fibras de cobre y bronce que les otorgan propiedades antimicrobianas, las tradicionales baldosas de cemento con sus juegos geométricos y colores, los pisos de concreto pulido, el corcho o el caucho reciclado, o el terrazo prefabricado o hecho en sitio, que al modificar sus agregados y tonos puede convertirse en un ejercicio de diseño en sí mismo. “Hoy existen muchas posibilidades y opciones de materiales para escoger –comenta Juan Bernardo Vera, socio director del estudio 3V&M Arquitectura–. Lo importante es que los elegidos respondan al uso que se les quiere dar, que sean durables y prácticos, pero también agradables y atractivos, que expresen la personalidad que se le desea imprimir al espacio”.

  • Send this to a friend