Esta sorprendente casa israelí es una oda a la arquitectura moderna

Por Fotografía: Shai Ephstein Texto: Gabriel Hernández
/
Octubre
16 - 2015
El desarrollo geométrico de esta residencia familiar en Israel obedece, más que a la creatividad, al ejercicio riguroso de la lógica del diseño.

Kiryat Tivon es una pequeña localidad al norte de Israel, a unos 15 kilómetros de Haifa, en las inmediaciones del parque nacional del monte Carmel. Entre las casas tipo chalet, con cubiertas inclinadas de teja cerámica que se levantan en un entorno suburbano de bosques y colinas, se destaca una construcción de contornos irregulares y, sin embargo, de una geometría sólida y contundente.

Este volumen blanco con una sección apoyada en un bloque de mampostería de piedra gris es diseño de SO Architecture, bajo la dirección de Shachar Lulav y Oded Rozenkier, con la participación de Levav Shachar, y su aspecto sugiere un rigor formal que remite a los principios clásicos del diseño moderno.

La irrupción de pliegues en las superficies de las fachadas se debió a un estricto cumplimiento de la reglamentación local en cuanto al aprovechamiento de los derechos de construcción en el lote, de forma alargada y trapezoidal, y de 750 metros cuadrados. Cuando delimitaron el perímetro, respetando las normas que determinaban los aislamientos obligatorios, quedó definido el trazado irregular que sirvió de base para diseñar la casa.

Autorizados para construir 250 metros cuadrados en dos pisos, los arquitectos destinaron el primer nivel a la zona social–que integra la cocina, el estar y el comedor–, a un área de trabajo, un estar de niños y un espacio aislado, además de baños para los visitantes y el taller. En la segunda planta ubicaron, a un lado, las tres alcobas de los niños y, separada de estas por el doble volumen del comedor y el cuarto de ropas, la habitación principal.

Vea tambien: Canastos, cestas y lámparas, los tejidos artesanales están en tendencia en el hogar esta temporada

Señalan los arquitectos que el concepto de organización del primer piso está basado en la creación de un espacio cruzado que abre una visual en el sentido longitudinal del lote y otra en sentido transversal entre la entrada y el doble volumen del comedor, con lo que logran un interior muy dinámico y luminoso, en el que el resplandor del sol se controla con persianas y tramados de fachada con láminas de acero.

El uso de proyecciones de volúmenes en el primer piso y de voladizos en el segundo le aporta dinamismo e interés plástico al diseño exterior. Adentro, el esfuerzo se concentró en cuadrar al máximo las esquinas de los espacios, y en los vértices donde esto no fue posible trabajaron ángulos abiertos, pensando en la facilidad de amueblamiento.

revista-axxis-arquitectura-escaleras-so-architecture

Tal vez lo que mejor refleja el cuidado de conciliar la geometría con la conveniencia funcional es la escalera, compuesta de tramos rectos y en abanico, armada con láminas plegadas de acero que soportan peldaños de pino.

El negro del acero y la madera también marca los tonos de la ambientación interior, que acentúan la sensación de amplitud y sencillez de los espacios. Losas grises de gran formato en el piso, blanco en muros y cielorrasos, y grandes ventanas con marcos de metal negro arman el lugar que se hace confortable con muebles de tonalidades afines y un sentido de diseño que combina la estética con la utilidad, como lo muestran las dos poltronas de tubo cromado y cuero de vaca, diseñadas por Le Corbusier, Pierre Jeanneret y Charlotte Perriand en 1928.

Vea tambien: Una casa de campo en Estados Unidos construida en una propiedad arbolada de 7,3 hectáreas

En medio de la sencillez hay campo para el humor. Un letrero con la palabra kitchen en caligrafía al estilo de los años treinta señala lo que resulta obvio: el sitio de la cocina con muebles blancos, superficies ocres y accesorios de acero, con la nevera y el horno incrustados en una superficie revestida con láminas de apariencia acerada grabadas con figuras de hojas.

Aislada del límite del lote por los cuatro costados, la casa queda rodeada de jardines que se suman con los de las construcciones vecinas, de manera que cuando corren las puertas que dan a la terraza frente al estar salen al balcón del segundo piso o los niños se divierten en el jardín que está frente a su cuarto de juegos donde se siente el perfume de los limoneros que se mueven con la brisa que baja del monte Carmel. Una casa de ángulos sólidos.

//revistaaxxis.com.co

Deja un comentario:

Send this to a friend