Una casa familiar de campo construida en una zona arbolada y que cuenta con certificaciones LEED

Por Revista AXXIS
/
Agosto
5 - 2021
Crédito de la foto: Raphaël Thibodeau
La casa está orientada al sur para favorecer la calefacción solar pasiva y las vistas panorámicas sobre el valle. La construcción en tres niveles está encajada en la montaña para minimizar la visibilidad de los muros de contención. Al construir la parte trasera de la planta baja a nivel del jardín, y al optar por una inclinación del tejado que refleja el terreno, la casa se hace eco de la topografía del lugar a la vez que permanece discreta desde la calle, revelándose sólo una vez que los visitantes están en la entrada. El tercer y más bajo nivel alberga un garaje que también sirve de taller y permanece oculto hasta la aproximación final.

La casa pasiva Saltbox es una residencia principal diseñada para una familia de cuatro miembros y construida en el flanco sur del Monte Gale en Bromont, en los municipios del este.

La casa unifamiliar de 3.100 pies cuadrados, construida en tres niveles, se encuentra en un prado al borde de una zona arbolada y protegida en un terreno de 2,5 acres. La casa, cuyo diseño se inspira en el patrimonio arquitectónico de la región, obtuvo las certificaciones LEED Platino y PHIUS 2018+, lo que la convierte en la tercera casa en obtener la certificación de casa sostenible en Quebec.

El diseño se llevó a cabo mediante un enfoque de diseño integrado y es el resultado de una estrecha colaboración entre los arquitectos, los consultores, el constructor y el consultor PHIUS.

Un edificio anclado en su entorno

La naturaleza del emplazamiento y la arquitectura vernácula local nos impulsaron a recurrir a una forma histórica. Con su disposición en “L” y la combinación de dos tipos de cubiertas, la casa toma prestada su silueta del vocabulario de las construcciones rurales tipo Saltbox que surgieron en la Nueva Inglaterra del siglo XVII y que todavía salpican el campo de los Eastern Townships.

Con un tejado a dos aguas en la parte principal y un tejado a una sola agua en la parte inferior, este estilo colonial toma su nombre de los recipientes con tapa donde antiguamente se guardaba la sal encima del hogar para mantenerla seca.

Vea tambien: Los pisos de madera siempre serán una gran opción al momento de remodelar

Una casa sencilla y luminosa

La casa está orientada al sur para favorecer la calefacción solar pasiva y las vistas panorámicas sobre el valle. La construcción en tres niveles está encajada en la montaña para minimizar la visibilidad de los muros de contención. Al construir la parte trasera de la planta baja a nivel del jardín, y al optar por una inclinación del tejado que refleja el terreno, la casa se hace eco de la topografía del lugar a la vez que permanece discreta desde la calle, revelándose sólo una vez que los visitantes están en la entrada. El tercer y más bajo nivel alberga un garaje que también sirve de taller y permanece oculto hasta la aproximación final.

En el interior, los espacios habitables son generosos y luminosos. Iluminada por tres grandes aberturas que contribuyen a la calefacción pasiva del edificio, la sala central de doble altura es el verdadero corazón de la casa. Sus funciones se organizan en torno a un bloque central que comprende el guardarropa, la cocina, la despensa y un tocador. Este volumen blanco linda con el pasillo del segundo piso que sirve de paso a los dormitorios y a un pequeño despacho en el entresuelo.

Al norte, los dormitorios de los niños están iluminados por estrechas bandas horizontales que enmarcan el bosque que bordea la casa, todo ello limitando la pérdida de calor. En el recodo de la L se encuentra una terraza parcialmente protegida por pérgolas que sirven de protección solar y regulan pasivamente la temperatura interior de la casa.

Los materiales de construcción son sencillos y duraderos: los muros de contención son de piedra excavada, el revestimiento principal es de madera y la parte de la entrada es de cedro quemado. El techo de acero gris es discreto y atemporal.

Una casa arquitectónica y ecológica

El término Casa Pasiva hace referencia a un estándar de construcción de alto rendimiento que promueve la eficiencia energética, el confort y la sostenibilidad de los edificios. Desarrollado hace 30 años en Alemania por el Instituto Passivhaus, el estándar supone, entre otras cosas, un ahorro de energía en calefacción y refrigeración de alrededor del 80%.

Vea tambien: La sorprendente remodelación de un apartamento en Barranquilla

Los principios básicos del estándar son sencillos: una envoltura altamente aislada y muy hermética, una recuperación de calor superior del sistema de ventilación mecánica y un diseño que optimiza la orientación y el tamaño de las aberturas para favorecer el calentamiento pasivo del edificio.

En contra de la creencia popular, estos edificios no están fuera de la red, pero su consumo de energía y su dependencia de los servicios públicos se reducen drásticamente. Alcanzar los criterios de rendimiento de una casa pasiva sólo es posible con la estrecha colaboración del arquitecto, los consultores y el constructor, por lo que hemos favorecido un enfoque de diseño integrado desde el principio. Esta experiencia nos confirmó que un edificio puede ser a la vez estético, en armonía con su entorno y extremadamente eficiente.

En el caso de la casa Saltbox, todas las decisiones de diseño se validaron primero mediante la realización de un modelo energético del edificio, que nos orientó hacia una estructura de doble torsión para el aislamiento de las paredes sobre el suelo y ventanas de UPVC de triple acristalamiento. Más allá de los objetivos energéticos determinados por la norma PHIUS, también nos propusimos reducir la huella de carbono del edificio eligiendo cuidadosamente los materiales utilizados, como el revestimiento de madera y el aislamiento de celulosa.

Send this to a friend