Cabaña en el centro de Londres

“Cabaña Urbana” es un proyecto de investigación exhibido en el marco del London Design Festival. Esta pequeña propuesta muestra el uso creativo y colaborativo de los espacios como clave para el futuro desarrollo de las ciudades.

0

La llegada del otoño marcó uno de los eventos más importantes en el calendario de arquitectos y diseñadores en Londres, ya que por dos semanas la capital inglesa se convirtió en centro del diseño mundial durante el London Design Festival. La edición número 15 del certamen presentó trabajos especiales con el título Landmarks –puntos de referencia–.

Entre los proyectos que abrieron el festival uno llamó la atención por su pequeña escala y gran recursividad en el uso de materiales y espacio. Se trata de la microcasa titulada “Cabaña Urbana”, diseñada por el equipo de Mini Living en colaboración con el arquitecto y diseñador inglés Sam Jacob. Mini Living es un proyecto de investigación de la célebre marca de automóviles Mini. Su intención consiste en explorar el futuro de los hábitats urbanos basándose en el uso creativo del espacio a través del diseño.

La “Cabaña Urbana” consiste en un módulo que refleja su entorno. En esta ocasión, su referente es Londres, desde la óptica particular de Jacob. Las características de la casa incluyen una cocina compartida y una microbiblioteca donde los visitantes pueden intercambiar libros alrededor de la vida en la metrópoli. El arquitecto y el laboratorio Mini Living plantean que el uso creativo y colaborativo del espacio es la clave para encontrar nuevos enfoques para pensar las ciudades del futuro. En palabras de Oke Hauser, cabeza del proyecto Mini Living, “en un mundo urbanizado cada vez más genérico, podemos utilizar el diseño para convertir los espacios en lugares útiles y significativos para la ciudad”.

El diseño de Jacob está inspirado en las fachadas geométricas de Londres y la riqueza de su patrimonio arquitectónico, mientras que el interior se concibe como un espacio flexible e imaginativo que rinde homenaje a la excentricidad británica. Las diferentes áreas están planteadas como un lugar de intercambio, uniendo a la gente y repensando la funcionalidad del hogar. Es así como la cocina compartida hace referencia a la importancia de los mercados locales y la microbiblioteca responde a la disminución del número de bibliotecas públicas en la ciudad.

La colaboración entre Mini Living y Jacob muestra a Londres como una ciudad de contrastes entre pasado y presente. Para el arquitecto inglés, ese constituye el centro de su propuesta. “Siempre he estado interesado en combinaciones, yuxtaposiciones y fusiones; en cómo los proyectos pueden basarse en diferentes referencias y forjar posibilidades alternativas, a menudo esto significa enfrentar polos opuestos para crear alianzas inesperadas y lenguajes de diseño”. 

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR