Cabaña seccionada

Este proyecto brotó a lo largo de las orillas de un lago en los Laurentides en una zona boscosa con una pendiente significativamente constante. Esta elevación, que ofrece una vista del lago a vista de pájaro, es la columna vertebral para el desarrollo de este concepto arquitectónico: asimiento de la tierra a través de la mezcla de dos áreas que se cruzan entre sí. 0

Esta casa diseñada por Atelier BOOM-TOWN permite que un hermano y una hermana se reúnan en familia en ocasiones especiales y para relajarse en contacto con la naturaleza.  El parcelaje de sus formas hizo posible su integración con el paisaje. Su establecimiento forma parte de un circuito a lo largo de un sitio donde los caminos se extienden internamente, creando vistas, como puestos de observación hacia el paisaje circundante.

El área superior, que toma la forma de una distintiva casa de tejado a dos aguas, mira hacia el lago a través de un voladizo, mientras que el área inferior se ancla a la pendiente. Ambas áreas están cortadas en sus intersecciones para dar paso a la circulación vertical y al hall de entrada a continuación. Este espacio de pivote organiza toda el área de circulación interna y permite que el núcleo del edificio se conecte con el exterior. El piso inferior tiene una forma más contemporánea con sus techos planos y aberturas muy grandes. La sala de estar, que está dispuesta en dos niveles, aprovecha las impresionantes vistas al lago. En un extremo, un refugio de pantalla grande completa el área inferior. Una amplia terraza está dispuesta en el techo en el otro extremo.

Desde el exterior, los colores sobrios y las materias primas permiten que el proyecto se afirme en un matiz completo, como si hubiera emergido del suelo, respetuoso de su entorno. El acabado exterior de madera negra unifica la composición bajo un techo de zinc. Observado desde el lago, da la impresión de un refugio. Las secciones de madera clara que iluminan la estructura oscura en su conjunto pueden parecerse a los rayos del sol atravesando las nubes después de una tormenta.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR