Cadáver exquisito

La casa del escultor Jacek Jarnuszkiewicz es un trabajo colaborativo entre el cliente y los arquitectos Marie-Claude Hamelin y Loukas Yiacouvakis. Con una composición vertical que recuerda a los árboles maduros que lo rodean, la casa se abre a la luz del día y al majestuoso paisaje gracias a la gran fachada de vidrio que cubre los tres pisos. 0

El proyecto fue concebido siguiendo las pautas del cadáver exquisito surrealista, en donde, en este caso en lugar de palabras, cada integrante en el juego, continuó con el diseño realizado por el anterior. Cada propuesta escultórica fue debatida entre los diseñadores hasta que la verticalidad, como expresión fuerte y clara de la esencia del paisaje dado, se concordó como el concepto central del proyecto. Situado en la ladera de un lago que sobresale de la tierra, está rodeado por un bosque claroscuro de coníferas.

Una vez que se establecieron las reglas de composición, el proyecto de YH2 architecture se desarrolló de la mano de un creador a otro, de un volumen a otro, desde el manejo de materiales y masas hasta el crecimiento de los espacios interiores.

El fraccionamiento de masas, la composición de dos volúmenes de madera, de luz y de oscuridad, la opacidad y la transparencia de los juegos estructurales hacen que la casa se una con la naturaleza y la naturaleza integre los espacios interiores de la casa.

El plano abierto de la casa ofrece una fluidez y continuidad naturales entre el nivel del suelo del bosque y el piso inferior de la casa, y entre el interior y el exterior. La experiencia ofrecida por el entresuelo en el último piso se completa con una gran terraza cubierta que a la vez es una torre de observación de vida silvestre y un mirador panorámico. La casa se abre a las montañas y tiene vistas al lago Trousers en Canadá. Tectónica expresada donde la composición espacial anula la funcionalidad, es una casa escultórica en la naturaleza.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR