Casa CRR en Toledo

Una plazoleta delimitada por dos fachadas blancas marca el acceso a una casa de generosas proporciones, que abre sus espacios al paisaje del valle del río Tajo, en Toledo, España. Un proyecto de TASH 1

Un gran jardín con encinas es el generoso margen verde que separa la casa de la calle, en un área suburbana de Toledo, y los notables volúmenes con fachadas blancas de concreto texturado enmarcan un atrio extendido frente a un zaguán con un espléndido portón de madera.

De esta manera, formando una escuadra con el frente de la entrada, el volumen de las habitaciones del segundo piso vuela encima de los garajes y se proyecta en voladizo sobre un zócalo de piedra. Por su parte, el amplio vestíbulo de acceso, en el centro de la vivienda, distribuye la circulación al ala privada, extendida al occidente, y a la zona social, dispuesta al costado oriental, mientras que las fachadas se abren al norte para disfrutar la vista del valle del río Tajo. Frente a la sala, el paisaje se refresca con la piscina enchapada en mosaico verde agua, atravesada por una pasarela de losas sueltas de concreto que dirigen al jardín.

casa-crr-toledo-tash-revistaaxxis-38

La amplitud del terreno, de 3.500 metros cuadrados, permitió disponer un esquema longitudinal de distribución de la casa en el que interponen el volumen de acceso, lo cual separa los espacios privados de las actividades sociales que giran en torno del salón de doble altura, ambientado con una chimenea gris pizarra incrustada en un muro de piedra que se prolonga al exterior como remate de la piscina.

Desde el vestíbulo de acceso, que tiene en el centro una mesa redonda de mármol negro sobre una base de acero inoxidable, una escalera de mármol de Carrara sube al estar y al tramo de alcobas del segundo piso, con tres dormitorios y la habitación principal.

El esmero en la manipulación de los materiales, como la madera -en ventanas, puertas y pisos-, el concreto, la piedra y el vidrio, refleja el interés de Emilio Sánchez Horneros y su equipo de colaboradores en Taller de Arquitectura Sánchez Horneros, TASH, en seguir una correcta “sintaxis de la construcción”, entendida como un manejo respetuoso de los mismos y la exploración de sus posibilidades de uso siguiendo las reglas que ellos imponen.

Al hablar de su diseño, Emilio Sánchez Horneros menciona numerosos referentes como Mies van der Rohe, Alvar Aalto, José Antonio Coderch y Álvaro Siza Vieira, con quien trabajó durante tres años. Referentes que tienen en común su identificación con los fundamentos de la arquitectura moderna. En sus apreciaciones, Emilio muestra una consideración especial por la obra del colombiano de origen español Fernando Martínez Sanabria, de quien valora su capacidad de integrar la plástica, la estética y el sentido de lo funcional para lograr una arquitectura audaz y a la vez mesurada.

TASH tiene en Colombia un importante enclave en su proceso de internacionalización, que incluye operaciones en Perú y Panamá. La ubicación del país y su dinámica social, política y económica han motivado la presencia de la firma con una operación local que se refleja en dos proyectos en Bogotá y Barranquilla, promovidos por ALC, Inversión y Gestión Inmobiliaria.

Huit, en las colinas de Suba en Bogotá, es un conjunto de ocho apartamentos con áreas entre 227 y 369 metros cuadrados, con una agradable ambientación natural y vista a la ciudad. The Icon, en Barranquilla, es una torre residencial de 42 pisos con apartamentos entre 178 y 254 metros cuadrados, en el sector de Villa Country.

Con relación a este proyecto, Emilio Sánchez expresa su interés en aportar un elemento distintivo que haga visibles el dinamismo y el carácter de la ciudad.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR