Bajo el cielo de la sabana

Un gran patio central, terrazas ajardinadas y el exuberante paisaje –enmarcado  por generosos ventanales y pequeñas aberturas– permiten que esta casa sea una con el ecosistema donde está emplazada.

0

Ubicado a pocos kilómetros de Bogotá, en el municipio de La Calera, el conjunto residencial La Reserva de Potosí se encuentra enclavado en un entorno natural privilegiado, inmerso en esa infinita gama de verdes y azules de la sabana. Las ininterrumpidas vistas lejanas, las sinuosas curvas que delinean las montañas que lo rodean y la constante presencia de la naturaleza se ven enaltecidas a través de un urbanismo sensible y armónico con su entorno, en el cual el tratamiento paisajístico fue el eje fundamental a la hora de su elaboración. Es así como la firma Arias Serna & Saravia diseña el conjunto basado en el concepto de crear un jardín botánico, con la presencia constante del agua y lleno de plantas nativas de la región, ubicadas estratégicamente para complementar y reforzar el ecosistema existente, ofreciéndolo para el disfrute de sus habitantes. La casa El Tambre, la primera en ser levantada en este lugar, está planteada siguiendo esos mismos preceptos. También diseñada por Arias Serna & Saravia, interpreta la vocación del lugar y entiende el edificio construido como contrapunto y complemento del paisaje existente. La vivienda dialoga, a través de su arquitectura, distribución y materialidad, con la naturaleza circundante.

reserva-de-potosi-revista-axxis-9

El clima de la región es relativamente frío. Respondiendo a esto, la casa se orienta de manera estratégica para favorecer la asoleación, absorbiendo la radiación solar durante el día a través de generosos ventanales, y conservándola durante la noche gracias a que se encuentra aislada del suelo y del exterior por muros dobles. Este planteamiento bioclimático no solo genera eficiencias en el consumo energético de la construcción, también define su imagen a nivel estético. Por eso se observa desde el exterior como una volumetría masiva de aberturas controladas, reinterpretando la arquitectura tradicional de las viviendas de campo, mientras que desde el interior las personas disfrutan de grandes ventanales abiertos hacia el patio central y de pequeñas aberturas que, a manera de cuadros, enmarcan el paisaje lejano. La relación interior-exterior y la interacción con la naturaleza es permanente: a través de la íntima relación de los espacios sociales y las circulaciones con el patio central, del disfrute cercano de las terrazas ajardinadas o de los paisajes lejanos sutilmente enmarcados.

reserva-de-potosi-revista-axxis-4

En cuanto a la distribución funcional, la casa se cierra hacia la vía de acceso, ubicando en ese frente jardines, parqueaderos y zonas de servicio, estrategia que ayuda a salvaguardar la privacidad en el interior. Una vez cruzado el umbral de entrada, el visitante se encuentra con el amplio y transparente patio central, en torno al cual giran las actividades de la vivienda, están organizadas las circulaciones e ingresa luz a todos los rincones. Opuestos a la puerta principal quedan los ambientes sociales, estudio-salón-comedor, contenidos en un solo lugar de doble altura donde la chimenea se alza como protagonista. Los generosos ventanales ofrecen en este espacio una doble relación con la naturaleza, por un lado se abren hacia el patio central y por el otro ofrecen una extensa y horizontal vista al lago que baña el lote.

22976_La Pradera

En el primer nivel también están contenidos la cocina –que se abre completamente al patio interior–, tres dormitorios y un estar de alcobas. La terraza exterior, cuya pérgola protege una sala y comedor al aire libre, servidos por la zona de BBQ, tiene vista al lago. El segundo piso lo reservan para la habitación principal, su vestier y el baño, rodeados por terrazas ajardinadas.

reserva-de-potosi-revista-axxis-16

La paleta de materiales y tonalidades escogidas para los exteriores de la vivienda, en grises y distintos tonos de taupé, se insertan en el entorno y complementan de manera armónica y tranquila los intensos verdes del paisaje. Simultáneamente, en el interior, la madera contrasta con superficies blancas y lisas, mientras aporta calidez a todos los espacios. Es así como en esta construcción –de más de 560 metros cuadrados– es posible sumergirse en un ambiente rodeado por naturaleza y sentir como propias las interminables vistas que ofrece la sabana. 

reserva-de-potosi-revista-axxis-8

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR