Un hogar para los sentidos

Esta casa en Honda estimula los sentidos: para la vista es un despliegue de color, el oído y olfato entran en contacto directo con la naturaleza, mientras que el tacto se despierta con los textiles artesanales que la visten. 0

Esta casa de conservación en Honda, Tolima, que data del siglo XVIII, servía de hospedaje para José Celestino Mutis (1732-1808) durante la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada. Con ese gran pasado como referente, el arquitecto y diseñador textil Jorge Lizarazo comenzó este proyecto. “Su interior era inerte, la vegetación y el paisajismo no resultaban importantes. Buscamos darle una conexión con su historia”.

revista-axxis-hechizoo-honda-12

Aquí la naturaleza está presente en todos los ambientes, junto al color –que no solo se vale del blanco–, las texturas y los textiles. “El dueño tiene problemas de salud, por eso quería todos los días ver las plantas tan pronto se levantara”. Para ello, Lizarazo cambió la orientación de los cuartos del segundo cuerpo de la vivienda, el único modificable, pues el otro –que tiene un espejo de agua– es de conservación.

revista-axxis-hechizoo-honda-3

Aunque el paisajismo, a cargo de Germán Castellanos, ya llena de vida todos los rincones de la casa, aún tiene tareas por cumplir. La ceiba que sembraron debe crecer para generar sombra y ayudar a apaciguar el clima en ocasiones sofocante de Honda. El mobiliario de corte clásico, adquirido puntualmente para esta casa, transcurre entre hamacas, piezas de la firma Miscelánea Popular y textiles de Hechizoo, así como de Perú y Guatemala.

revista-axxis-hechizoo-honda-1

“En muchas partes hay letreros de ‘prohibido tocar’, pero los sentidos son importantes. Esta casa es para tocarla, para vivirla. Por ejemplo, los textiles no son solo decorativos, con ellos te puedes proteger. Sin quererlo, creamos un hogar para los sentidos”, concluye Lizarazo.

revista-axxis-hechizoo-honda-4

//revistaaxxis.com.co

Save

Save

COMPARTIR