Casas de corcho: el futuro de la arquitectura sostenible

La casa ubicada en Beton, una ciudad de Inglaterra, está rompiendo con todos los esquemas de la construcción moderna y sostenible de casas y edificios. 0

Parece imposible imaginar que el corcho se convertiría en un elemento utilizado en la construcción de una casa. Sin embargo, Matthew Barnett Howland, Dido Milne y Oliver Wilton desafiaron cualquier probabilidad de lo imposible para construir viviendas hechas con corcho y madera que además, son amigables con el medio ambiente.

Cork House es una nueva forma simple de construcción basada en plantas. Las paredes monolíticas y los techos corbelados están hechos casi en su totalidad de corcho sólido de carga. Este kit de construcción -autoconstrucción- es altamente innovador y está diseñado para el desmontaje, además es negativo en carbono, con una vida útil de 60 años, el carbono de vida útil más bajo para cualquier edificio que han evaluado.

Fotografía: ©Matthew Barnett Howland – Cortesía: Matthew Barnett Howland- The Cork House.

Con un enfoque en lo sólido, simple y sostenible, el proyecto es una respuesta inventiva a las complejidades de la construcción de casas modernas convencionales. En lugar de la envolvente de construcción en capas, típicamente compleja, que incorpora una variedad de materiales de construcción, productos y subsistemas especializados, Cork House es un intento de hacer paredes y techos sólidos con un solo material bio-renovable. Concebidos como un kit de piezas, los componentes se prefabrican fuera del sitio y se ensamblan a mano en el sitio, sin mortero ni pegamento.

La vivienda es sostenible desde su construcción hasta el fin de su vida útil.  Consta de cinco espacios con techos piramidales. Su construcción total se mezcla entre madera, la encargada de soportar el material biodegradable y corcho. El corcho expandido es un biomaterial puro, hecho con desechos de la silvicultura del corcho. 

Conozca esta plaza de toros de Cartagena que ahora es un centro comercial.

La corteza del alcornoque se cosecha a mano cada nueve años sin dañar el árbol ni perturbar el bosque. Esta suave agroindustria sustenta los paisajes mediterráneos de alcornoques, proporcionando un rico hábitat biodiverso ampliamente reconocido. Este convincente origen ecológico del corcho expandido se refleja en el extremo opuesto del ciclo de vida del edificio. El sistema de construcción está articulado en seco, de modo que todos los 1,268 bloques de corcho pueden recuperarse al final de la vida útil del edificio para su reutilización, reciclaje o regreso a la biosfera.

Fotografía: ©Magnus Dennis – Cortesía: Matthew Barnett Howland- The Cork House.

A partir de esta combinación de objetivos arquitectónicos y ecológicos, la forma estructural es nueva y familiar: una reinvención progresiva de los principios de construcción simples de estructuras de piedra antiguas como las casas de colmena celtas. Internamente, el corcho sólido expuesto crea un ambiente sensorial evocador: las paredes son suaves al tacto e incluso huelen bien, la acústica es suave y tranquila, y las tuberías de cobre brillan en las sombras de las pirámides del techo acanalado.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tom Graham Workshop (@tomgrahamworkshop) el

La investigación comenzó con el uso de bloques sólidos de corcho expandido, hechos de gránulos de corcho 100% de silvicultura de alcornoques, para crear una forma de construcción basada en bloques. La Universidad de Bath se centró en las pruebas de caracterización estructural y BRE realizó pruebas relacionadas con el rendimiento del fuego y la estanqueidad a la lluvia.

¿Más maravillas arquitectónicas del mundo? Conozca aquí la nueva biblioteca de Helsinki.

Se creó un pequeño prototipo de ‘cabina de corcho’, que se probó y monitoreó la presión del aire para ayudar a establecer el rendimiento a través de las estaciones bajo condiciones climáticas reales. La investigación contribuyó al desarrollo del sistema de construcción de corcho y determinó su viabilidad para una gama de aplicaciones. También eliminó el riesgo del sistema en una medida suficiente para su aplicación a su primer proyecto de arquitectura en vivo, la Casa Cork.

Fotografía: ©Magnus Dennis – Cortesía: Matthew Barnett Howland- The Cork House.

COMPARTIR