4 ideas de interiorismo y decoración para comedores apetecibles

Estos comedores tienen tanta personalidad y estilo que usted los va a querer en todos sus espacios. 0

1.El poder de la imaginación

Este comedor y todo lo que hay en él refleja a la perfección la personalidad y esencia de Gloria Saldarriaga, una diseñadora gráfica que con su estilo único se ha convertido en referente de la moda y el arte en el país. Irreverente, creativa y muy original, se ha caracterizado por alejarse de las tendencias y no seguir las reglas. La mesa, pieza central de este espacio, es diseño del bogotano Andrés Aitken, “realmente es un trabajo de ingeniería, pues encontró la forma de que una tapa de mármol de estas dimensiones pudiera soportarse con una estructura de tan solo cuatro patas”, explica Saldarriaga, y añade que a lo largo de la estructura de acero está grabada la frase: “esto no es arte, es una mesa”. Un camino morado con dorado, que trajo de un viaje a Bali, sirve de base para los jarrones, floreros y porcelanas –de diferentes tamaños y procedencias– que adornan el comedor. “Son recuerdos de viajes, de personas…, me encanta que siempre haya flores frescas, juego mucho con el color”.

De hecho, controvierte la noción de que las obras de arte deben exhibirse sobre muros blancos, por eso pintó su apartamento de malva con toques de amarillo. Sobresalen las piezas Proyecto para un Memorial, de Óscar Muñoz, una instalación de Juan Carlos Delgado, y una fotografía en gran formato de Caio Reisewitz.

Esta es la tendencia en decoración que nos invita a conectarnos con la naturaleza.

Foto: Iván Ortiz.

2.Fábrica de atardeceres

A la casa, ubicada en las afueras de Pereira y diseñada por el arquitecto Alejandro Noreña, se ingresa por la parte posterior, a través de un tupido bosque compuesto por guaduales, yarumos y palmas zanconas, vegetación autóctona que se caracteriza por su intenso verdor. El primer piso es totalmente transparente, con las zonas sociales (salón-comedor-cocina) completamente integradas y expuestas a la panorámica. Y es este primer piso, con sus puertas/ventanales de piso a techo con perfilería negra, el que permite una interesante integración tanto con el jardín interior como con la terraza que flota sobre el cañón de Consota, opuesta al acceso. Acá, un mobiliario de líneas rectas y tonos que van del beige al café crea una propuesta neutra, complementada con materiales como el concreto a la vista y los pisos de madera de campano y de nato, para generar una espacialidad sencilla donde el verdadero protagonista es el paisaje.

Foto: Iván Ortiz.

3.Cabaña para contemplar

Construida en la isla Cholón, la casa se posa sobre una plataforma para salvar las diferencias de nivel del suelo. Tan pronto el visitante comienza a subir las escaleras descubre uno de sus grandes aciertos: la cabaña se abre casi completamente hacia el exterior, sin obstruir las visuales, a través de unas generosas puertas de madera a manera de persiana que, al cerrarse, permiten que el viento entre y renueve el aire, ventilando el espacio.

Bajo un techo vegetal amarrado a una estructura de madera a la vista, el comedor de diez puestos se transforma en un espacio que disfruta de la vista al mar sin obstrucciones. Sillas de cojines blandos sobre estructuras de ratán se complementan con una mesa rectangular de madera con tapa rústica, creando una corriente decorativa donde la naturaleza y sus colores marcan el camino que se ha de seguir. Lejos de buscar una propuesta que recurra a grandes gestos formales, los responsables del proyecto –Gustavo Pinto, interiorismo y Sergio Castaño, arquitectura– encuentran en la tradición de la arquitectura propia de la región una referencia importante.

Foto: Iván Ortiz.

4. ¡Más color!

Una pieza de mármol Calacatta, finamente cortada en forma de círculo, es la protagonista de este espacio. Aparece para ser usada como mesa de comedor, enseñando sus vetas grises, intensas e intrincadas. A pesar de su importante peso, flota liviana sobre una base de hierro pintada en dorado, cuya geometría triangulada, delgada y fina es diseño de Reinhard Dienes. La sensación de liviandad del pesado elemento se ve fortalecida por la presencia de una serie de sillas plásticas a su alrededor, las Ghost Chairs del diseñador francés Philippe Starck, que en sus versiones tanto transparentes como opacas ofrecen un elemento de contraste claro y contundente. De esta manera, la mesa, su base y sillas forman un conjunto único de comedor, de carácter ecléctico y contemporáneo.

Complementan el espacio un cuadro del bogotano Miler Lagos en tonos suaves y naturales, una colorida obra de carácter pop con imágenes del popular personaje Mario Bros y una cómoda negra y brillante con estética de los años cincuenta, reafirmando el carácter ecléctico y diverso del mobiliario y la decoración. La combinación de formas, colores y texturas ilustra claramente la intención de su diseñadora, Kika Vargas, quien nos dice que “cuanto más color, mejor”.

Foto: Iván Ortiz.

 

COMPARTIR