De madera y arcilla

En una vasta área forestal en Valle de Bravo, México, Taller Héctor Barroso construyó cinco casas de fin de semana que se adaptan a la topografía del sitio. Parece que, cada una, hubiera germinado en ese lugar rodeado de pinos pues utilizan y le dan valor a la madera y arcilla, dos materiales sumamente simples. 0

Cada casa es idéntica en su tipología y consta de seis volúmenes ubicados de manera que generan un vacío, un patio central que oxigena el interior pero también le brinda silencio e intimidad.

Al norte los volúmenes son sólidos y cerrados. Al sur, se abren al jardín y al bosque, de esta forma reciben bastante luz natural.

En la planta baja, el salón, el comedor, la cocina y uno de los dormitorios se expanden hacia los exteriores para unir terrazas, patios y el jardín. En la planta superior, tres habitaciones cuentan con ventanales para disfrutar de los magníficos pinos.

Los materiales, como el ladrillo, la madera y el suelo son todos regionales. El suelo de las excavaciones ha sido tomado y reutilizado como material principal para cubrir las paredes. De este modo, la arquitectura emerge literalmente del suelo.

Entre Pinos, de Taller Héctor Barroso, recibió un premio AZ 2018 en la categoría Mejor en arquitectura: Residencial de interiores residenciales unifamiliares.

Sobre Taller Héctor Barroso

La firma liderada por el arquitecto Héctor Barroso busca generar propuestas arquitectónicas que logren fusionarse con su entorno, aprovechando los recursos naturales de cada lugar: la influencia de la luz y las sombras, la vegetación circundante, la composición del terreno y lo geográfico. Gracias a esto, los proyectos se fusionan en armonía con el entorno que los rodea, creando espacios que enfatizan la calidad habitable de la arquitectura.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR