Un apartamento bogotano de concreto, paredes enchapadas en flormorado y una mezcla de granitos

300 metros cuadrados sirvieron de incubadora de ideas para la arquitecta colombiana Jimena Londoño al momento de diseñar este apartamento en la capital colombiana. En este espacio de gran formato, un estilo urbano que reinterpreta la elegancia sencilla de la modernidad, se entrelaza con una herencia cultural de quienes lo habitan.