DISEÑADOR CON TRADICIÓN

Una tradición familiar llevó al diseñador valenciano Salvador Nadal a fundar un estudio donde la inspiración nació de la idea de crear objetos que fusionaran lo artesanal con lo tecnológico. Su nombre, El nebot del persianer (El sobrino del persianero) hace alusión a esta historia. 0

El primer proyecto de Salvador Nadal, un joven diseñador de producto, le rinde homenaje al trabajo artesanal que durante mas de medio siglo realizó su tío quien se dedicaba a la fabricación de persianas, hechas en caña y en madera típicas en los pueblos mediterráneos. “Lo que hicimos fue adaptar las persianas a una colección que al final dio como resultado tres lámparas y una mesa de trabajo. Nuestro principal objetivo era realizar una colección de mobiliario diferente, especial y auténtico. Diseñar a menudo es contar historias, compartir experiencias pues los objetos mas allá de sus cualidades funcionales tienen la capacidad de comunicar, y este era precisamente nuestro propósito cuando comenzamos el proyecto, y con este proyecto nace nuestro estudio”, cuenta Nadal.

El taller de diseño, que se encuentra en el municipio de Aielo de Malferit, en Valencia, junto con una empresa de carpintería, está comenzando a fabricar sus propios productos con la intención de crear artículos que emocionen, como lo expresa su creador, “objetos con los que la gente se identifique, que tengan una personalidad única. Buscamos la esencia y sus raíces y para ello nos gusta combinar conceptos tradicionales con toques contemporáneos, en equilibrio con la funcionalidad y la sencillez. Nos enamora lo artesanal”.

REINVENTAR LO INVENTADO

Las persianas conocidas como de cadenilla o alicantinas son un producto legendario en esas tierras y por lo tanto muy valoradas porque hacen parte de la cultura, y el hecho de transformarlas permite reforzar el uso de materiales reciclables e incorporarlos a otros nuevos, naturales y autóctonos. “Nos interesa fomentar la utilización de materiales reutilizables y nuestro concepto básico en cada proyecto es que éste sea sostenible y ecológico, no entendemos el diseño si así no lo es, ya sea en materiales o procesos tenemos claro que hay que promover un futuro sostenible conectado a nuestras emociones”, comenta Nadal.

En el 2012 (año en el que se inauguró el estudio) El nebot del persianer presentó su primera colección de luminarias y mesa de trabajo en el salón internacional NUDE de La feria Hábitat en Valencia. Este año fueron seleccionados para exponer este mismo proyecto enEl Ventura Lambrate de Milán, en la semana del diseño que se llevará a cabo en el mes de abril.

Esta apuesta es una demostración de que de un accesorio sencillo y elemental puede resultar una gran creación con múltiples usos y evoluciones como él mismo lo dice, “Nos gusta reinterpretar el pasado, reinventar lo inventado…”

COMPARTIR