DISEÑO EN EVOLUCIÓN

Espacios inconclusos, techos a medio acabar y vigas que están a la vista hacen parte de la estética del Hotel Daniel Vienna, inaugurado a finales del año 2011 en la capital austriaca para alojar a un perfil de huésped mas fresco y relajado que prefiere viajar ligero de equipaje. 0

Concebido en un edificio construido en 1962 por los arquitectos Georg Lippert y Roland Rohn, este nuevo hotel ofrece un diseño interior diferente que se caracteriza por recuperar y valorar lo esencial pero sin dejar de sorprender. Sus 115 habitaciones están decoradas con pocos muebles y objetos: no hay armarios ni tampoco minibar, sencillamente camas muy cómodas, baños limpios y depurados y una hermosa vista que es posible apreciar a través de sus ventanales desde una cómoda hamaca.

ARTE EN EL TECHO

El edificio que conserva su fachada original de vidrio y aluminio es un referente y una joya de la arquitectura de la ciudad. Sus líneas simples y su estructura sobria y organizada lo convierten en un bloque de cristal que contrasta con el velero, de tamaño real, que cuelga en lo mas alto del hotel y que va mas allá del arte convencional. Una obra osada y contemporánea del escultor Erwin Wurm. En su diseño interior guarda las mismas proporciones, pocos elementos decorativos y nada de sobrecargas pero sí puntos de referencia que llaman la atención.

Siguiendo con esta misma intención la firma arquitectónica Atelier Heiss, tuvo que ingeniárselas y buscar soluciones innovadoras para poder incluir y acomodar todas las habitaciones y camas deseadas. En el primer piso, la recepción es también una tienda donde se pueden encontrar sombreros, morrales, camisas y otros accesorios creados especialmente para los viajeros que llegan a hospedarse a este lugar. La panadería, que se vuelve restaurante y bar está rodeada de una combinación de muebles clásicos y modernos de la talla de la diseñadora británica Donna Wilson. Esta mezcla de ambientes convierten estos 350 metros cuadrados en una zona lounge descomplicada y cosmopolita en la que todo el tiempo están pasando cosas, cumpliendo de este modo con el objetivo de su propietario Florian Weitzer: ofrecer “un hotel vibrante en el que los huéspedes experimenten una estadía muy urbana”.

La otra joya que tiene este hotel es el trailer de aluminio ubicado en el jardín. En sus 16 metros cuadrados se adaptó un acogedor cuarto y un baño con tina. Un lugar muy especial para las parejas que llegan buscando un poco mas de privacidad y encanto.

Hotel Daniel Vienna rompe con los parámetros de los hoteles tradicionales para renovarse constantemente y sorprender a una clientela dispuesta a vivir y ver nuevas propuestas.

www.hoteldaniel.com

COMPARTIR