Diseño en movimiento

El hogar es un espacio en constante transformación y este apartamento constituye prueba de ello. Tras diez años de trabajo y una meticulosa selección de los elementos que lo componen, su propietaria se enfrenta a un último reto: la terraza.

0

Diez años lleva el proceso de transformación de este apartamento. Y a pesar de una década de trabajo aún no está terminado. Hace poco los propietarios emprendieron el proceso de ampliación de la terraza tras superar temas legales con la administración del edificio. “Una parte era nuestra y la otra pertenecía al edificio, ya logramos comprarla y comenzamos con los planes de remodelación”, explica la propietaria, quien sueña en este lugar con sala, comedor, BBQ y una casa de muñecas para sus tres pequeñas hijas.

“Hace diez años nuestra primera hija estaba recién nacida, así que buscamos un espacio más grande y dimos con este proyecto sobre planos del arquitecto Gabriel Cure. Y aunque me gustan los apartamentos viejos, porque me parece que son más acogedores, este nos cautivó. Por eso nos mudamos”, explica.

Regularmente el diseño interior de un espacio no toma tanto tiempo, en este la propietaria invirtió siete años solo para la decoración. “¿Por qué? Porque el apartamento del que veníamos era muy pequeño –el actual tiene 230 metros cuadrados más 50 de terraza–, además, quería renovar todo, buscar cosas nuevas.

decoracion-revista-axxis-4

Al mudarme no traje nada de lo que tenía y no quería comprar todo en un solo almacén, deseaba que nuestra casa fuera muy personal”. Por eso, cada objeto pasa por un análisis exhaustivo antes de ingresar, ejemplo de esto es el comedor principal, el cual tardaron seis años en hallar, en descubrir el que era el ideal. “Mientras tanto, comíamos en el de la cocina”.

De esta forma, en diversos almacenes de Bogotá y Nueva York fueron encontrando, poco a poco y sin premura, las piezas que componen su hogar. Es así como llegó, por cuestiones del destino, una de las partes que más sobresale en todo el espacio, la generosa colección de libros que compone la biblioteca de doble altura de la sala. “A mi esposo y a mí nos fascinan los libros, sentimos que son parte vital de una casa. Esta era de un tío abuelo que era notario. Un día, por casualidad, visité a su esposa y me enteré de que la estaba vendiendo –esto tras su muerte– y sin dudarlo la compramos”. No solo en este ambiente los libros están en generoso volumen, el estudio e incluso el muro que contiene el comedor cuentan con ellos. 

decoracion-revista-axxis-5

Por otra parte, las obras de arte también tienen un lugar privilegiado en todos los muros de este apartamento, pues es algo con lo que la dueña ha convivido toda su vida –su padre era artista y publicista–. En diversas paredes el espectador puede encontrarse con firmas como Alejandro Obregón, Luis Caballero, Miguel Ángel Rojas o Édgar Negret. “Creo que el arte no tiene que ser ni económico ni costoso, ni de alguien desconocido o reconocido, tienen que ser piezas que generen algo, por ejemplo a mí todas me alegran la vida, cada una tiene una razón de ser, un motivo para estar acá”.

Y aunque el trabajo de decoración ha tomado varios años, esto no significa que todo mantenga su lugar, que sea inamovible, es común que cada seis u ocho meses la propietaria mueva las cosas y renueve los ambientes a partir de los mismos elementos.

Lo que antes era el comedor puede ser una sala o viceversa. Lo mismo con las obras de arte. Es un espacio en constante transformación. “Me aterroriza pensar que la casa pueda permanecer igual con los años. En este momento estoy llegando al punto que debo, otra vez, cambiar todo de lugar”.

Por cuenta de esa flexibilidad, y esa búsqueda cautelosa de los objetos que serán parte de su hogar, el trabajo ha tomado diez años; y aunque para muchos ya es un apartamento terminado –y se percibe como tal–, para ella solo lo será cuando la terraza esté concluida. “Aunque no creo que uno concluya del todo, siempre habrá cosas que quieras renovar o incluir, lo que pasa es que no se puede llenar la casa de elementos. Sin embargo, el día que termine la terraza, ese día cerraré este proyecto”. 

decoracion-revista-axxis-1

//revistaaxxis.com.co

 

COMPARTIR