Mujeres Tejedoras de Vida, un proyecto que está cambiando a Colombia

Por Maria Juanita Becerra
/
Septiembre
17 - 2021
Crédito de la foto: CORTESÍA CORPORACIÓN SOCIAL INCLUYAMOS
Mujeres Tejedoras de Vida es una iniciativa que contribuye a la igualdad y equidad de género en contextos en los que urge garantizar los derechos de la mujer.

Aún hoy, la autonomía de las mujeres está determinada por aspectos políticos, sociales y económicos que varían en función del territorio al que pertenecen. Por eso, para abordar la condición de la mujer en nuestro país es necesario observar las formas de violencia en su contra, no solo desde la reflexión crítica, sino desde la acción, es decir, a partir del desarrollo de estrategias orientadas a revertir situaciones de exclusión, pobreza y violencia de género, entre otras.

Mujeres Tejedoras de Vida es un ejemplo de lo anterior. Consiste en un proyecto que, por medio de incentivos económicos y pedagógicos, auspiciados por el Ministerio de Cultura –en el marco de la economía naranja– y la Corporación Social Incluyamos, pretende mejorar la calidad de vida de las mujeres a través de la cultura. “Apoyamos a las comunidades pertenecientes a municipios apartados del país, en el fortalecimiento de habilidades duras –como técnicas artesanales y administración de negocios– y blandas relacionadas con la gestión comercial y la comunicación con clientes–, así como en emprendimiento –que abarca conocimientos e implementación de planes de negocio, manejo de redes sociales con fines comerciales, encadenamientos productivos entre comunidades, y construcción y uso de marca–”, explica Sara Yarce, directora de comunicaciones de la Corporación Social Incluyamos.

La iniciativa, nacida en el año 2012 con una primera comunidad ubicada en el municipio de Guapi, Cauca, apoya en la actualidad a cerca de veinte colectivos localizados en las zonas del Caribe y el Pacífico colombianos. El número de mujeres favorecidas depende de la comunidad a la que pertenezcan. Hay grupos de seis o más y llegan hasta las 90 integrantes. Hoy son más de 450 las beneficiadas.

Vea tambien: La catedral de Nuestra Señora de la Pobreza diseñada por el arquitecto Simón Vélez

Además, realizan encuentros de mujeres tejedoras cuyo objetivo es generar espacios que favorezcan el intercambio de ideas y fortalezcan redes comunitarias esenciales para la construcción de tejido social. “No buscamos crear nuevos emprendimientos, sino ayudar a que adquieran conocimientos y destrezas que les permitan vivir con dignidad e independencia, para reducir así la brecha de desigualdad y violencia de género”.

Por último, con el propósito de ampliar los enlaces y líneas de atención entre colectivos y clientes, este año se creó una tienda virtual –www.catanga.co– que funciona como una vitrina para dar mayor visibilidad al trabajo de estas comunidades y consolidar mercados dentro y fuera de Colombia. Mujeres Tejedoras de Vida, que promueve el desarrollo social de nuestro país, se anticipa a situaciones de marginalización y violencia de las que son víctimas las mujeres, y a la vez aporta a la posibilidad –todavía esquiva– de que la etnicidad, la edad, la diversidad funcional, la clase social y la identidad sexual no sean fuente de discriminación y violencia. ■

Lea más en nuestra sección de diseño.

Deja un comentario:

Send this to a friend