¡Qué orgullo! Esta firma antioqueña de tapetes realiza tejidos a mano por artesanos colombianos

Oficio, firma antioqueña de diseño, presenta su primera colección, compuesta por 10 tapetes tejidos a mano por artesanos colombianos. Su meta es combinar las técnicas tradicionales del país con su visión contemporánea. 0

Coja oficio. Esta es una frase que se escucha, de forma coloquial, en la jerga colombiana. No obstante, si miramos las técnicas artesanales del país y su elevada calidad, notamos que, en efecto, hay mucho “oficio” por coger.

 

Durante su máster en Diseño de Mobiliario en la Universidad Elisava de Barcelona, España, la diseñadora de producto antioqueña Camila Pardo Gómez comenzó a interesarse por el mundo del tejido. “Empecé a conocer grandes marcas que lo trabajan a escala internacional. Esto me inspiró para realizar una exploración de esta técnica, pero relacionada con los oficios y artesanías que tenemos en Colombia”, como explica Pardo. Así nació su marca, Oficio.

Al regresar al país en 2017 comenzó una intensa investigación y exploración de las diversas técnicas artesanales que se desarrollan en el ámbito nacional. Y tras un poco más de dos años de estudio decidió enfocarse en los tejidos para lanzar la primera colección de su firma.

La línea debut de Oficio se enfoca en tapetes de lana, tejidos de forma manual en telares verticales por artesanos del oriente antioqueño. Este material fue elegido por Camila debido a su versatilidad al momento de concebir los colores, algo que la apasiona. Para su confección, afirma que tuvo “varios temas de inspiración, desde mis viajes hasta la naturaleza. Además, está presente lo local y el campo con su cotidianidad y paisajes”.

Monteoscuro, Carmelina o La Loma son algunos de los nombres que bautizan los 10 tapetes que componen la primera colección de Oficio. Están inspirados en las veredas cercanas a los lugares de producción de la firma. En cuanto a su elaboración manual, uno de 2,60 metros por 1,80 puede tomar hasta un mes de confección. Por ello, varios de sus productos se elaboran sobre pedido. Oficio también ofrece a las personas la opción de personalización, que va desde la elección de los colores hasta concebir de la mano de la diseñadora un concepto único y original. Sus productos se pueden adquirir a través de su Instagram oficial o por medio de 902 Showroom, almacén ubicado en Medellín que reúne la obra de diversos diseñadores nacionales.

Para su siguiente colección, Camila investiga el trabajo de los artesanos de Ráquira, Boyacá, con el fin de desarrollar piezas de barro. Por el momento y debido a la pandemia, esta diseñadora colombiana continúa impulsando su línea de tapetes con la cual, explica, garantiza un pago justo para los artesanos con quienes trabaja. En definitiva, Oficio es lo que tenemos. ■

COMPARTIR