Casa Terra nova, arquitectura que busca la luz

El arquitecto brasileño Isay Weinfeld proyectó una enigmática casa en São Paulo que propone espacios exteriores para cada interior. 0

En un terreno estrecho del barrio Jardins, en la ciudad de São Paulo, el arquitecto brasileño Isay Weinfeld construyó la casa Terra Nova para una joven pareja con una hija que buscaba un espacio luminoso y ventilado con una fuerte vinculación al jardín.

El primer problema planteado fue la relación entre el programa arquitectónico, que pedía 900 m2 de área construida, y el terreno de poco más de 700 m2, al cual se sumaba, además, la forma particular del lote, un trapezoide que crece hacia el fondo.

El resultado es una casa dividida en cuatro plantas: en la planta baja se agrupan las áreas de convivencia y cocina; en el primer nivel están la gran suite y la habitación de la niña; el nivel superior contiene un estar íntimo y una habitación para huéspedes, y por último, en el subsuelo se acomodan las habitaciones de servicio y lavandería –que se abren a un pequeño patio– y el garaje.

La casa, un volumen alargado colocado transversalmente a la calle, ocupa la parte frontal de la parcela, liberando el fondo donde el terreno es más amplio y rematando la composición con la piscina y una sala de gimnasia. Buscando el contacto con el exterior, la sala de estar se ubica al fondo, el comedor al centro junto a la escalera, y la cocina al frente contra la entrada.

Esta distribución, que dispone áreas de servicio al frente, genera un acceso directo al jardín frontal y un recorrido lateral a través de una galería cubierta que lleva al área social. La fachada lateral se convierte así en fachada principal al contener la entrada, y va ganando interés conforme se aproxima al jardín, también gracias a la forma del lote. La entrada finalmente se da allí donde el volumen de madera, que alberga la suite principal, asoma y rompe el plano de fachada.

Night view of the entrance courtyard showing the daily dining ro

Masa y hueco

Observando la fachada desde la calle el proyecto se muestra hermético. Un gran muro recubierto de gruesas cañas esconde las puertas, dejando a la vista el acceso principal del lado derecho. Este muro horizontal contrasta con el cuerpo macizo y vertical de la casa, sin embargo todos los espacios de relación se expanden hacia áreas exteriores como cajones abiertos y se vuelcan hacia el fondo emergiendo como un prisma de vidrio y hormigón; el comedor, que igualmente mira a la galería, en su otro lado se proyecta a una terraza lateral; la cocina también expande su interior hacia el jardín frontal, y se respalda en un plano de acero inoxidable que separa los flujos internos de la casa entre vivienda y servicio. Finalmente, en el piso superior el estar íntimo también se abre a una terraza elevada protegida por una pérgola.

Las áreas privadas, en contraste con las de relación, se alojan en compactas cajas cerradas. Destaca el prisma marrón que atraviesa transversalmente toda la casa, y que contiene la suite del matrimonio, el clóset y el baño. Detrás del forro de madera aparecen distintos tipos de ventanas que vinculan las diferentes funciones al exterior, de esta manera, en el baño las tablas tamizan el exterior, mientras que en la recámara se corren y aparece el entorno enmarcado como una pintura. La escalera lineal, ubicada en el centro e iluminada cenitalmente, vincula en forma funcional los diferentes niveles manteniendo la privacidad. Los escalones de madera sin contrahuella permiten el pasaje de la luz proveniente del techo.

Los espacios interiores son luminosos. En la sala de estar y el comedor los muros exteriores tienen un acabado color hormigón en su cara interna, conformando una unidad material con los pisos de Limestone gris y el reborde de la losa que vuela sobre el jardín y arma la caja de vidrio.

El plano de piedra que da respaldo a la piscina y oculta la sala de gimnasia, rompe con el purismo de los materiales que encontramos en la casa, y se siente ya como parte del jardín mientras aguarda a ser cubierto por una enredadera japonesa. Casa Terra nova, arquitectura que busca la luz

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR