En honor a la Italianidad

La inauguración del primer Starbucks Reserve Roastery dentro del histórico edificio Poste en Piazza Cordusio, Milán inaugura la entrada de la multinacional a Italia. Starbucks representa todo lo contrario al "Il dolce far niente" característico de la cultura italiana. Con esto en mente, los norteamericanos tiraron la casa por la ventana para llamar la atención de los exigentes milaneses. 0

Diseñado como un homenaje a la cultura espresso italiana que inspiró a Howard Schultz hace 35 años para crear el modelo de experiencia Starbucks, el Reserve Roastery de 2.300 metros cuadrados exhibe el proceso de tostado de café, elaboración de cerveza y mixología de una forma teatral en el epicentro de moda y cultura.

“Durante mi primer viaje a Milán en 1983, me cautivó el sentido de comunidad que encontré en los bares exprés de la ciudad: los momentos de conexión humana que pasaron tan libre y genuinamente entre los baristas y sus clientes. La apertura del Milán Roastery es la historia con la que Starbucks cierra un círculo “, comentó Howard Schultz presidente emérito de Starbucks. “Todo lo que hemos experimentado, desde el primer momento de inspiración hace 35 años hasta ahora, es ser una parte de la vida diaria de millones de personas en todo el mundo. Finalmente, y con un gran respeto a Italia, abrimos nuestra boutique en Milán”, agrega.

Diseñado para el cliente italiano

En el Milán Roastery, el patrimonio y la innovación ocupan un lugar central en un contexto de impresionante diseño y descubrimiento inmersivo. A medida que los clientes ingresan al edificio, se encuentran con una vista asombrosa que abarca todos los aspectos de la experiencia de Roastery. Colores vibrantes que reflejan la comunidad italiana de la moda y el diseño, saludan a cada persona. En el transcurso del día, el espacio se transforma con la luz que se filtra a través del techo de cristal.

En el corazón del espacio central se encuentra un tostador de café Scolari en pleno funcionamiento, fabricado a solo kilómetros del centro de Milán. A la derecha, los clientes encontrarán la barra principal, donde las bebidas clásicas de espresso se mezclan con la innovación del café de vanguardia. El bar con fachada de madera incluye estrías en su textura haciendo eco de un motivo que se encuentra en la arquitectura italiana. Está rematado con mármol procedente de las canteras de fama mundial de la Toscana.

Arriba, en el entresuelo, los visitantes pueden descubrir el Bar ArriviamoTM, donde los cocteleros están a su disposición para crear mezclas especiales detrás de una barra de mármol de 10 metros de longitud tallada en Calacatta Macchia Vecchia. Finalmente, a la izquierda un horno de leña construido a mano ladrillo por ladrillo por un equipo de albañiles y artesanos locales.

“Durante el año pasado, estuvimos viviendo y respirando la ciudad de Milán, trabajando en estrecha colaboración con decenas de artesanos locales para dar vida a nuestra experiencia minorista más hermosa que involucra los sentidos de cada uno de los clientes: vista, oido, tacto, olfato y por supuesto, gusto “, agrega Liz Mulle directora de diseño de Starbucks. “Desde el pavimento palladiana cincelado a mano hasta el tablero de madera verde brillante hecho por el artesano italiano Solari, todo lo que ves en el Roastery es intencional, ofreciendo momentos de descubrimiento y transparencia”, concluye Mulle.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR