Entre lo urbano y lo natural

Ubicada en Ibagué, Tolima, donde hay un clima cálido y agradable a lo largo del año, y siendo parte de un conjunto residencial cómodo y tranquilo, la vivienda se emplaza de manera discreta combinándose con su entorno. Un proyecto de Guillermo Arias y Luis Cuartas, de Octubre.

0

El cliente, una familia cuyos hijos han crecido y encontrado su rumbo, quería una casa en la cual los padres vivieran su cotidianidad y se establecieran, a la vez que sus descendientes pudieran venir de visita y ser recibidos en un espacio que invitase al descanso y la tranquilidad. El programa arquitectónico de Arias y Cuartas, se distribuye en forma de “U”, donde las alas laterales albergan espacios de acceso y servicios, al igual que las dependencias de carácter más privado, mientras que los ambientes públicos y sociales están en la barra principal, completamente abiertos e integrados, comunicándose con el exterior y la piscina.

En cuanto a su materialidad, la casa expresa el deseo de sus habitantes de tener un lugar cómodo y práctico, de fácil mantenimiento y alta durabilidad. Los muros exteriores, acabados en un sencillo pañete rústico y pintura de color gris cálido y suave, realzan la intensidad del verde de la naturaleza. Los espacios interiores parten de esta misma idea, como un lienzo homogéneo y tranquilo, construido a partir de un piso de porcelanato gris cálido, casi beige, paredes blancas, y los tonos y texturas que trae la madera de las puertas y el mobiliario.

De esta forma, se ligan los distintos elementos de la vivienda, conformando un conjunto homogéneo y a la vez diverso, un espacio apto tanto para vivir como para descansar, una casa urbana y semiurbana que permite a cada uno de sus habitantes disfrutarla a su manera.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR