Entre luz y sombra

Un volumen, pesado, da la sensación de permanecer en el tiempo; el otro, ligero y cambiante, parece listo para fundirse con el cielo. Así es la renovada sede en Italia de un fabricante de sistemas de protección solar, realizada por el estudio Geza. 0

Para la renovación de la sede principal de Pratic –fabricante italiano de toldos, pérgolas y estructuras para el exterior–, el equipo de arquitectura italiano Geza decidió transformar el espacio industrial en una propuesta que contribuyera al lugar donde está implantado y reforzara la identidad de la empresa.

Su intervención involucra e integra volúmenes industriales y vastos ambientes abiertos. Su iniciativa está relacionada con el cielo y la tierra, la luz y la sombra, se podría decir que sus espacios están pensados para establecer un diálogo constante entre interior y exterior, entre lo cómodo y lo funcional.

El programa funcional es casi el mismo del edificio anterior: oficinas, cantina, área de bienestar, línea de producción, almacenes, planta de pintura, estacionamientos y zonas de servicio. Todas estas funciones están vinculadas por ambientes abiertos y estaciones.

En esencia, es un edificio rectangular de unos 9.000 metros cuadrados que completa y mejora el departamento de producción, construido en 2011. Tras la remodelación, la nueva sede consta de dos elementos simples: el ritmo dado por las ventanas, que repite y da continuidad a la fachada de hormigón existente, y la piel reflectante, que disuelve el nuevo volumen en el cielo.

Su fachada consta de un solo material de un tamaño único: un panel de policarbonato de 4 centímetros de grosor y de unos 10 metros de altura, fijado a una estructura de hormigón prefabricado. Los paneles están personalizados para obtener una piel reflectante cuando se ve el edificio desde lejos, y un aspecto profundo cuando se está cerca.

Finalmente, dichos paneles constan de dos tipos de policarbonato combinados: el lado trasero tiene un compuesto opaco que impide el paso de la luz, mientras que el frente está “congelado”. De esta manera, la estructura de carga está completamente oculta detrás del sistema de revestimiento, y la verticalidad de la nueva fachada establece un interesante diálogo con el hormigón negro del edificio existente.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR