Entrelazando la historia

La remodelación de una zona icónica en Bélgica combina la arquitectura clásica con un diseño neogótico. 0

En este proyecto de dmvA, la acción y reacción entre el pasado y el presente a través de la aplicación de la arquitectura contemporánea, la remodelación de todo este bloque de edificios -incluidos edificios emblemáticos como Hooghuys y el antiguo convento de Lorette de Mechelen en Bélgica– se adhiere a este principio evolutivo.

Este edificio de apartamentos deliberadamente inclinado, genera una tensión específica creada por el voladizo en el primer piso. La arquitectura de ladrillo blanco es una respuesta a la fachada de Hooghuys y ​​los clásicos frontones uniformes de Sweert. Las terrazas cubiertas crean un diálogo con la bidimensionalidad de las fachadas históricas en Drabstraat. A su vez, las tiras de iluminación verticales integradas no solo llaman la atención sobre la fachada contemporánea y, por lo tanto, celebran la vida moderna, sino que también iluminan la calle y de ese modo brindan una idea contemporánea de interacción con el espacio público.

Este edificio de apartamentos también es clave para la reestructuración del sitio. Como el agua encuentra su camino serpenteante a través del paisaje, este proyecto está dedicado a lo penetrable. El nuevo edificio proporciona paso, por medio de un punto elevado de contacto con Hooghuys, para un callejón que se extiende hacia el patio trasero.

El jardín reutilizado es un guiño al antiguo jardín de Hooghuys, que llegó a Begijnenstraat y por lo tanto proporcionó acceso a la plaza del mercado. Tres siglos más tarde, sin embargo, esta zona de vegetación fue cerrada desde Begijnenstraat por el convento Lorette en forma de L y la escuela de niñas.

El edificio neogótico destaca el impacto de una comunidad religiosa cerrada y retraída en una ciudad. Esta pared voluminosa ahora se rompe en la planta baja para permitir el acceso al mercado de pescado a través de un área semi-pública que sucede al patio de recreo que una vez fue el jardín de Hooghuys.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR