Espacios acogedores

La mezcla de cuero, madera, hierro, lino y fique, con acentos de colores cálidos, da vida a este apartamento de estilo clásico, pero con enfoque actual, en el norte de Bogotá. 0

Ser piloto de una aerolínea comercial no le dejaba el tiempo necesario para escoger, de manera atenta, el mobiliario de su nuevo apartamento de soltero. Por esa razón, el propietario de estos 111 metros cuadrados, ubicados en el séptimo piso de un edificio del barrio El Chicó, en Bogotá, delegó la tarea a Claudia Jaramillo y a Natalia Londoño, decoradoras de la firma española Becara.

Durante dos años, este aviador buscó la vivienda que tenía en mente. Quería que fuera en el último piso de un edificio esquinero, junto a un parque, y que tuviera ventanas y techos altos con entradas de luz natural. Tras hallar el lugar soñado, definió que no iba a ser un hogar minimalista, por eso les pidió a las decoradoras un espacio acogedor que no tuviera referentes tipo loft.

“El objetivo principal era tener ganas de venir a mi casa cada vez que puedo hacerlo y que, cuando llegue, me sienta en mi hogar”, explica el propietario, quien por trabajo pasa la mayor parte de la semana fuera de Bogotá. Además, reconoce que no tenía una idea específica sobre el concepto de decoración, solo buscaba un espacio con piezas clásicas que amoblaran la arquitectura contemporánea del apartamento.

decoracion-apartamentos-revista-axxis-3

Para lograr dicha tarea, las decoradoras empezaron el proceso con la selección de un color verde grisáceo en las dos paredes de la sala, que combina con las cortinas grises de Hunter Douglas que visten las ventanas de 270 centímetros de alto. Sobre el piso, hecho en madera clara con vetas, colocaron un tapete de fibra con bordes de lona negra que marca los límites del espacio con el resto de la zona social, también compuesta por el comedor y la cocina abierta.

Una poltrona de cuero envejecido color café junto a un sofá de lino y una biblioteca, que sostiene una pequeña escalera de madera, reflejan un estilo clásico y tradicional en la sala, que se actualiza con el aspecto industrial del comedor hecho en hierro.

La campana de la cocina, de vidrio y metal, continúa con esa línea que remata en la calidez que aporta la chapilla de madera del mesón.

En medio de estos dos espacios sobresale una pintura en lienzo de la artista antioqueña María Adelaida Penagos. La obra hace énfasis en el rojo, que se repite en las tonalidades fresa y berenjena de los cojines de la sala y en un candelabro con forma de pez que guarda la vela en el interior. La luz y las plantas fueron elementos fundamentales requeridos por el dueño de casa, que escogió lámparas independientes con caperuza de lino, faroles decorativos y plantas artificiales de menta.

Para la habitación principal, único espacio alfombrado del apartamento, se inclinaron por el tono café, presente en la cabecera de lino de la cama, las mesas de noche y los marcos de los cuadros. A diferencia de la zona social, donde las cortinas son grises, en el estudio y la alcoba las eligieron blancas para que hicieran juego con el color de las paredes.

decoracion-apartamentos-revista-axxis-5

Y con el objetivo de lograr calidez en el hogar, las decoradoras incluyeron plantas artificiales que dan vida a los espacios y que no requieren una consagración y un cuidado que el dueño de casa no puede dedicarles.

El carácter y la masculinidad del propietario se reflejan en los acabados ocres y rústicos de las piezas metálicas y de madera; un estilo sobrio al que se le sumaron piezas decorativas como los libros de las estanterías –que representan sus viajes alrededor del mundo– y los animales que le dan color a la paleta de fondo. Un conjunto de elementos que conforman el hogar donde este piloto quiere aterrizar.

//revistaaxxis.com.co

 

COMPARTIR