Inspirados en la naturaleza

Febrero
19 - 2016
Las más recientes tendencias en el campo del diseño de textiles y tapetes tienen que ver con dos corrientes opuestas: quienes prefieren las fibras naturales como el lino y el algodón, y aquellos que buscan materiales más resistentes y optan por productos sintéticos. Ambas son igualmente válidas y versátiles.

Son muchos los factores para tener en cuenta a la hora de decidirse por una tela o un tapete. Puede parecer una decisión sencilla, pero la oferta es cada vez más amplia y se considera imprescindible tener muy claro lo que se quiere. Por eso, antes de comprar, resulta práctico hacerse preguntas como: ¿Qué tanto tráfico o uso va a recibir?, ¿qué quiere lograr en el ambiente donde la va a poner?, ¿qué tanto mantenimiento requiere?, ¿tiene alguna garantía de duración? Y lo más importante: ¿Me hace feliz?

Este último interrogante, que puede parecer accesorio, es fundamental, ya que hoy en día la temática de la decoración y el hogar está directamente asociada con la experiencia. El objetivo final es que cada uno cree su propio espacio y encuentre un punto de equilibrio “donde pueda conjugar su sentido de supervivencia y confort con el aprendizaje y la creación de lo que les rodea”, explica Diana Alejandra Chacón, jefe de diseño pedagógico y calidad de la Escuela Artes y Oficios Santo Domingo.

Es así como el proceso de buscar la tela o el tapete perfecto, va más allá de un color, o un estampado. Aquí entran a jugar las texturas, y el efecto visual y las sensaciones que producen.

Tapete negro y tapete blanco de hilo, lana y crin, ref. Cordoncillo, hecho en telar horizontal, de la Escuela de Artes y Oficios Santo Domingo. Dhurrie de lana, ref. D Black, de Tejidos Lav. Tapete para exteriores negro y crema, ref. Venice, de la marca Fab Habitat; tapete para exteriores violeta y naranja, ref. Lhasa, de la marca Fab Habitat, ambos en Alfa.

Afortunadamente en Colombia hay una amplia oferta -tanto de productos nacionales como importados- que está en línea con las últimas tendencias del diseño y la moda. Este sinfín de posibilidades, que van desde propuestas artesanales hasta las que involucran tecnologías de punta, permiten que uno pueda darle nueva vida a una silla o a un sofá, o cambiar el look de la sala con solo reemplazar las cortinas y poner un nuevo tapete.

Vea tambien: Cielo rasos, la tendencia que está transformando la arquitectura en todo el mundo

La conciencia ecológica también desempeña un papel importante en las ofertas que hay en el mercado. Y la mayoría de los fabricantes valoran y tienen en cuenta este aspecto en sus creaciones y procesos. Por eso la elección final depende de las necesidades específicas de cada persona. Hay quienes, aun cuando requieren mayor mantenimiento y no tienden a durar tanto como los materiales sintéticos, prefieren las fibras naturales, como el lino, el algodón, la seda y el cuero, al momento de tapizar su mobiliario o renovar sus tapetes. Sin embargo, otros optan por elementos sintéticos que ofrecen más resistencia y durabilidad, en algunos casos, incluso, repelen líquidos. Todo depende del uso y que se les vaya a dar.

Una vez se tenga claro qué tipo de material va a utilizar, empieza la parte más complicada y divertida a la vez. ¿Cómo elegir entre tantas combinaciones de colores, texturas y estampados? La idea es salir de la cotidianidad, atreverse con cosas nuevas y crear un ambiente alegre y acogedor para vivir.

Tapete para exterior azul oscuro y crema, ref. Athens, de la marca Fab Habitat; tapete verde, ref. Karastan, ambos en Alfa. Tapete en patchwork azul, en Q Design. Tapete azul turquesa, ref. Ferreira, de Zientte. Tapete tejido de fibras naturales color crema e hilo de cobre; tapete azul tejido de fibras naturales y estaño, ambos de Carpetta. Tapete, ref. Warla Harbour Blue, de Tejidos Lav.

En esta temporada vuelven los tonos y estampados inspirados en la naturaleza. Según Chacón, “los dominantes son el rosa cuarzo y el azul serenidad. Se trata de colores que proporcionan calma y serenidad, permiten la reflexión tras días de estrés. En los productos textiles los podremos ver en lencería para hogar (cortinas, sábanas, edredones, mantas, cobijas livianas, cojines y toallas, etc.) y para mesa (manteles, centros de mesa, individuales, toallas de cocina, servilletas y paneras, entre otros)”.

Entre los tonos que complementarán esos dos colores principales están el durazno, azul marino, crema, gris lila y algunas gamas de verde. “Estos podrán apreciarse como dominantes en piezas textiles como tapetes y estarán acompañados de texturas y patrones. También se verán como acentos en prendas delicadas y sutiles”, explica Chacón. Así mismo, entre los materiales naturales que estarán presentes se encuentran metales como estaño y cobre, y algodón, seda, lana, fique, lino y cuero como principales dentro de la pieza textil, acompañados de crin y yute. Entre los sintéticos están el nailon, acrílicas, polivinílicas (textiles técnicos), polietilénicas (alfombras) y polipropilénicas (tapicería). Las posibilidades son infinitas, es cuestión de usar la imaginación.

Vea tambien: Barranquilla y su nueva edad dorada de arquitectura y diseño

Tela de algodón y cupro, ref. Toma, diseño de Fadini Borghi; tela de lino con bordados y motivo de cactus, ref. Cuilko, diseño de Pierre Frey; tela en tonos naranjas y azules, ref. Azulejos Mandarine, diseño de Jean-Paul Gaultier; terciopelo naranja ciento por ciento de algodón, ref. Zen, diseño de Jean-Paul Gaultier, todo lo anterior en Michel Editores. Tiro decorativo de fieltro, de DW Textiles.

//revistaaxxis.com.co

Deja un comentario:

Send this to a friend