Este anuncio se cerrara en 5

¡Fíjese en los detalles!

Atelier Barda ha convertido un edificio que alguna vez albergó dos apartamentos encima de una tienda de comestibles en una casa unifamiliar. 0

En la “Résidence Villeneuve” la fachada consta de dos ventanas de escaparates con marcos de madera a cada lado de una puerta central. La parcela en la que está el edificio se encuentra entre un patio lateral orientado al suroeste (anteriormente utilizado para la descarga y el almacenamiento de mercancías) y un garaje largo con un cobertizo arriba.

El programa original de los clientes consistió en transformar el patio lateral en un jardín, un recurso raro y buscado en este barrio densamente poblado. Los clientes también querían un rediseño completo del espacio comercial en la planta baja y el apartamento del primer piso para crear una casa unifamiliar en dos plantas, manteniendo una unidad de alquiler en el último piso. Un piso parcial sobre el garaje existente fue construido para crear una sala de estar adicional y una pequeña terraza privada con vista a la calle.

La orientación de la fachada y la pared lateral ofrecía un gran potencial para las aberturas y la luz, pero la transformación propuesta inevitablemente daría lugar a una pérdida de privacidad, dada la proximidad de los vecinos y la calle. Con base en esta observación, el rediseño propuesto buscó abordar el siguiente desafío: ¿cómo se puede crear una relación entre lo privado y lo público en una residencia con una tienda?

La primera idea fue presentar a los clientes como los protagonistas del proyecto, revelando fragmentos de su narrativa a los transeúntes mientras se asegura su privacidad en momentos específicos. La relación directa entre los clientes y los transeúntes se destacaría en lugar de ignorarse.

Todo el rediseño estuvo guiado por dos temas complementarios: un juego entre lo que se ve y lo que no se ve, y el encuadre cinematográfico. Las ventanas del escaparate anterior se conservaron, no solo para dejar entrar la luz, sino también, lo que es más importante, para crear cierta ambivalencia entre lo que se muestra y lo que se oculta.

Para lograr este efecto, se construyó un bloque de servicio en frente de la ventana. Con un armario, tocador y librero, sirve como un espacio de transición hacia el área privada en la planta baja (salón, comedor, cocina). Su función es crear una pantalla visual desde la calle sin bloquear la ventana. Los transeúntes, por lo tanto, solo pueden ver destellos de la familia moviéndose de un espacio a otro. Aunque la fachada es en gran medida permeable, toda la sala de estar en la planta baja no es visible desde la calle, a excepción de los pasillos y espacios intersticiales. Las cortinas dan a la sala de estar una apariencia teatral. También se creó un espacio de oficina en la entrada. Cuando el espacio se utiliza por la noche, acentúa el encuadre cinematográfico de la gran ventana frontal, evocando la pintura Nighthawks, de Edward Hopper.

El uso del color también ayuda a organizar el espacio. Desde la calle, el bloque de servicio se puede ver en sutiles tonos de rosa. Estos contrastan con la sala de estar donde las sombras verdes de la cocina complementan el piso de concreto estilo terrazo. Varios detalles arquitectónicos crean puntos de interés en el espacio interior, desde la elección de los materiales, hasta el uso de curvas, hasta elementos diseñados a medida, como la campana extractora y la barandilla. Al trabajar con las limitaciones del espacio existente, el diseño revela con éxito la esencia del edificio.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR