Un pequeño gran nido

Este pequeño apartamento de dos niveles se encuentra en un edificio de piedra, en el corazón del centro histórico de Burdeos en Francia. El desafío de esta remodelación fue diseñar un pequeño espacio en el que estarían presentes todas las funciones de un gran espacio. 0

Su potencialidad principal era un gran brillo. Esto se explica sus diez ventanas, lo que le permite beneficiarse de todas las orientaciones (Norte, Sur, Este, Oeste) y le da una atmósfera cálida. Hemos propuesto una madera clara y sobria como el material principal, llegando así a fortalecer la atmósfera. Estas son las mismas razones por las cuales hemos propuesto mantener y volver a trabajar los suelos de castaño existentes, de revelar su apariencia de oro sutil, especialmente para este tipo de madera. La luz se refleja entonces en las paredes y en los volúmenes vestidos de blanco, jugando con la madera, que está adornada con diferentes tonos y matices dependiendo de la hora del día. El uso de estos tonos más claros en todas las superficies, contribuyó a ampliar visualmente el espacio.

Optimización del espacio

Esta restricción del espacio nos guío hacia soluciones, induciendo nuevas formas de apropiación del espacio por parte de los usuarios. Esto se materializa con la creación de planes en diferentes niveles utilizados para sentarse, acostarse, trabajar, comer …Así, hemos conseguido dibujar dos bandas construidas paralelas, generando espacio de la sala de estar en el medio. La primera, se desarrolla a lo largo de la pared, ofreciendo una gran biblioteca, levantada sobre un podio, para sentarse, para subir a ella para acceder a la biblioteca, para guardar o salir de la mesa del comedor y acceder a la sala de lectura. Bajo el podio, un gran almacenamiento oculto sobre ruedas, de fácil acceso. La sala de lectura, en la parte inferior, hecha de pequeñas bandas de colchón en el podio. A continuación, se esconde una oficina adicional, incluyendo todo el almacenamiento necesario y proporcionando un espacio de trabajo agradable, naturalmente iluminado. Puede acercarse rápidamente a la llegada de invitados por ejemplo, de modo que ni siquiera sospechan de su existencia.  La segunda banda construida en la pared opuesta, articula la lavandería, la cocina y las escaleras. La sala de lavandería es una habitación pequeña de techo alto. Se invirtió en todo su volumen. En una de las paredes está el espacio de almacenamiento en toda la altura y el techo tiene elementos retráctiles utilizados para extender el lino.

La cocina es una península alrededor de la cual todos los elementos son accesibles, aprovechando su plan de trabajo accesible desde todos los lados. Este espacio es discreto para minimizar su impacto, cuando el tiempo no es la comida. Todos los aparatos están ocultos dentro de este objetivo. Del mismo modo, la escalera cuenta con almacenamiento. Un volumen de altura blanco delinea la cocina. Arriba, la división se convierte en un verdadero mueble a toda altura creando el espacio de la habitación. Un pequeño volumen de madera en la habitación, oculta el apósito. Las puertas especiales, en la sala y los aseos, se desvanecen en el espacio, tomando la apariencia de una pared continua.La parte trasera de la pared del inodoro surge como una cinta de madera desde el suelo y se esconde. En el baño, el mármol de arena le da una apariencia gruesa, creando un ambiente sobrio y contemporáneo, en armonía con el resto del apartamento de 45 metros cuadrados, diseñado por Mickaël Martins Afonso & L’atelier miel . Una de las características del baño es la ventana en la ducha, inundando este pequeño espacio de luz y dándole un ambiente especial. Todo ha sido pensado y diseñado en detalle, con el fin de que cada cosa tiene su lugar y espacio libre. El resultado es un verdadero lugar de relajación, donde todos los espacios son para invertir.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR