Por su diseño y arquitectura este hotel es uno de los destinos favoritos del 2020

El extraordinario entorno natural de la península de Baja California, con su paisaje semidesértico en tonos ocres, que contrasta con el azul profundo del Mar de Cortés, proporciona un contexto seleccionado ideal para este nuevo hotel emblemático para el país. 0

Celebrando la integración entre paisaje, arquitectura y arte, Solaz Los Cabos cubre un área total de 9.8 hectáreas a lo largo de una sección de la costa que incluye formaciones topográficas únicas. El concepto arquitectónico se guió por esta necesidad de la integración adecuada de la construcción en su entorno, lograda mediante el uso de formas orgánicas que se refieren al movimiento de las olas, produciendo una atractiva serie de volúmenes que se adaptan a la ubicación.

© Sordo Madaleno Arquitectos, foto de Rafael Gamo.

 La selección de materiales, métodos de plantación y construcción refuerzan este concepto de integración y se estudiaron meticulosamente para garantizar que se adapten a este hermoso sitio.

© Sordo Madaleno Arquitectos, foto de Rafael Gamo.

 

Los servicios proporcionados por el desarrollo están diseñados para ofrecer una gama de opciones de alojamiento y hospitalidad a los visitantes tanto de México como del extranjero. Este hotel comprende apartamentos, restaurantes, spa, servicios, museo de sitio, plazas abiertas y más.

© Sordo Madaleno Arquitectos, foto de Rafael Gamo.

Como resultado de la topografía empinada natural del sitio, que sube desde el nivel del mar hacia el norte, se decidió formar tres grandes terrazas curvas que corren de este a oeste, y colocar las habitaciones del hotel en el extremo occidental.

La circulación entre estas terrazas es a través de cortes estrechos que también funcionan como pasillos divisorios con plantación densa para separar las diferentes funciones, generando una mayor privacidad.

© Sordo Madaleno Arquitectos, foto de Rafael Gamo.

Dada la pendiente, cada terraza se eleva sobre la otra de manera escalonada, con fachadas orientadas al sur, lo que significa que todos los espacios disfrutan de espectaculares vistas al mar. Las comodidades que incluyen piscinas, club de playa, tumbonas se encuentran en el nivel más bajo, junto a la playa.

© Sordo Madaleno Arquitectos, foto de Rafael Gamo.

El nivel de acceso se encuentra dentro del edificio principal. Esta construcción, que muestra una gran plasticidad de forma y movimiento orgánico, se asemeja a tres bloques apilados uno encima del otro. Cada bloque contiene dos pisos para dar un total de seis y contiene habitaciones de hotel en su interior. La volumetría de este edificio combina el mismo concepto de integración en el entorno, mientras que su movimiento permite generar mejores vistas, lo que permite el desarrollo con un carácter tectónico único.

© Sordo Madaleno Arquitectos, foto de Rafael Gamo.

Los apartamentos operados por el hotel son tres volúmenes de proporciones cuadradas distribuidas a lo largo del lado sur del sitio.

Las diferentes tipologías de las suites y habitaciones de este hotel surgen de la topografía que se combina armoniosamente con la playa de arena. Para llegar a ellos, un patio-vestíbulo sirve como entrada y puente entre las ondulaciones topográficas del exterior y la acogedora geometría del interior.

Un ambiente cálido creado con madera tropical, textiles con colores frescos mexicanos y líneas marcadas en piedra generan una estética contemporánea distintiva en cada habitación.

Conozca más sobre la exposición de Mazzanti en Madrid. 

© Sordo Madaleno Arquitectos, foto de Rafael Gamo.

Uno de los pilares conceptuales de Solaz Los Cabos es la intervención artística en muchos de los espacios. Aquí, el artista mexicano César López Negrete crea y exhibe más de 400 obras de arte que conmemoran la vida y la cultura de Baja California en la antigüedad. Su visión artística complementa cada detalle de la construcción, tanto a nivel micro (habitaciones de hotel) como a nivel macro (plazas abiertas y espacios comunes), en la apropiación del espacio y la integración con el sitio.

© Sordo Madaleno Arquitectos, foto de Rafael Gamo.

La presencia de Solaz en Los Cabos es notable gracias a la forma en que la arquitectura se entrelaza en un proyecto de paisaje integrado, creado en colaboración con Gabayet 101 Paisaje. La paleta de plantas se complementó con otras especies nativas de acuerdo con el diseño del paisaje y la intención de cada espacio. De esta manera, la arquitectura y el paisajismo armonizan con las pasarelas externas, los pasillos, los servicios al aire libre, los vestíbulos, los restaurantes, los techos verdes en los volúmenes que descienden al mar, etc. Estas áreas ajardinadas buscan imitar la vegetación local y su entorno natural único.

© Sordo Madaleno Arquitectos, foto de Rafael Gamo.

Con su diseño mexicano contemporáneo, su integración adecuada en el paisaje y la suma de un proyecto de arte integral, se espera que este hotel sea el próximo ícono en la industria hotelera internacional.

© Sordo Madaleno Arquitectos, foto de Rafael Gamo.

COMPARTIR