Cómo mezclar diferentes epocás en un solo espacio

Esta casa, ubicada en Lisboa, Portugal, fue sometida a una fuerte transformación tras dos décadas de abandono. Ahora sobresalen espacios que mezclan tendencias y épocas, como la cocina, ubicada en lo que antes era una capilla.

0

Esta casa ha estado en la misma familia por varias generaciones. Orientada hacia el sur, el río y con abundante luz, comenzó como una vivienda agrícola a principios del siglo pasado. El edificio fue ampliado por el arquitecto portugués José Luís Monteiro (1848-1942) –relacionado con diversos y reconocidos trabajos–, quien a petición de su propietario le dio un toque árabe. En principio fue pensada como un lugar de vacaciones donde sus dueños pudieran estar cerca del mar, pero con el tiempo se convirtió en su hogar permanente.

decoracion-marta-lucena-revista-axxis-15

La casa se encontraba en muy mal estado debido a que estuvo cerrada por un periodo de casi dos décadas, durante el cual surgieron muchas humedades, tejas caídas y varios pisos de madera podridos. Restaurarla fue una labor titánica, en la cual la paciencia desempeñó un papel primordial. Por ello, tanto por fuera como por dentro, la carpintería fue lijada a mano durante semanas, retiraron las cerraduras de las puertas para soldarlas de nuevo, las baldosas sueltas fueron lavadas y reinstaladas, y los techos se recuperaron totalmente.

decoracion-marta-lucena-revista-axxis-7

Desde el comienzo de la restauración, la intención fue renovar la vivienda, hacerla habitable, más contemporánea y funcional, pero de una forma que respetara su esencia clásica. “En cuanto al interiorismo creé ambientes cálidos e informales. Me gustan las casas que parecen vividas, por eso me aseguré de mantener muchos de los elementos originales, los cuales tienen el rastro del paso de los años. Por otra parte, no quería un lugar estéril, por eso la decoración es una mezcla de cosas que adapté, compré e hice, ninguna de las cuales sigue un criterio específico. Este proyecto fue como mi laboratorio de ideas, me divertí con todas las elecciones que estaba tomando”, explica la dueña y diseñadora de interiores Marta Lucena, responsable de este proceso junto a su esposo, que es arquitecto.

decoracion-marta-lucena-revista-axxis-3

Algunas de las decisiones fueron audaces, como la construcción de la cocina donde estaba ubicada una antigua capilla. Sin embargo, esta medida la tomaron para evitar que dicho ambiente quedara separado de la zona del comedor. Además del espacio habitable principal –cinco dormitorios, dos salones, un bar, dos baños para invitados, comedor, cocina y despensa–, uno de los principales atractivos de la casa son los 5.000 metros cuadrados de jardín que la rodean.

decoracion-marta-lucena-revista-axxis-10

Cuando los actuales propietarios se mudaron, el jardín estaba en total abandono, era necesario recuperarlo e instalar un sistema de riego automático. En este proceso, los senderos, que antes estaban ocultos, fueron despejados y engalanados con decenas de plantas, flores e incluso árboles, siguiendo un estilo “francés” de jardinería. “De repente, llegó la primavera y hubo una explosión: ¡todo triplicó su tamaño!”.

decoracion-marta-lucena-revista-axxis-13

Otra de las modificaciones ocurrió en el antiguo establo, el cual transformaron para que sirva de apoyo al área donde años atrás había un pozo para el agua, ahora convertido en una amplia piscina. Aquí, en medio de la naturaleza, es fácil olvidarse de la ciudad a pesar de estar muy cerca de la misma y dejarse llevar por un ambiente que invita al descanso.

decoracion-marta-lucena-revista-axxis-1

//revistaaxxis.com.co

 

Save

Save

Save

Save

Save

Save

COMPARTIR