JUANA LA LOCA

Para continuar con la tendencia de los restaurantes de autor, llegan a la ciudad dos obras del arquitecto brasileño Isay Weinfeld. 0

El primer restaurante del grupo español “En compañía de Lobos”, Juana la Loca, fue abordado con la paciencia de un caminante y en un constante diálogo con uno de los arquitectos contemporáneos más importantes de Brasil: Isay Weinfeld. 

El responsable del diseño de exclusivos hoteles boutique, restaurantes, tiendas y casas a lo largo de Sao Paolo y Río de Janeiro logra impactar al comensal desde el momento en que atraviesa el volumen metálico del acceso, para invitarlo a una exploración a lo largo de “cajas” que contienen cada uno de los ambientes del restaurante.

Una vez adentro, se tiene esa emoción que solo aporta la familiaridad y simplicidad propia del mid-century modern, así como la admiración por una ejecución de obra, casi artesanal, donde cada pieza encaja a la perfección.

El cuidado con el que se dispusieron los elementos arquitectónicos y la certera selección de piezas de mobiliario y decoración resultan concurrentes a lo largo de todo el proyecto y aportan carácter y solidez a cada espacio.

Las sillas, por ejemplo, mantienen el equilibrio entre líneas limpias y angulares, que hacen eco de las formas del diseño brasileño de la década de 1950 y agregan texturas y matices a la paleta de colores cálidos de las maderas en muros y techos.

El recorrido inicia con la “caja” que contiene la barra, sobre la que flota una lámpara de la diseñadora Lindsey Adelman elaborada artesanalmente de metal y vidrio soplado, y que se encuentra completamente enchapada en madera natural oscura.

La preferencia por sillas bajas, dispuestas perimetralmente frente a la barra, le aportan comodidad y familiaridad al ambiente que funciona como un recibo para los demás espacios y remata con un booth en el costado oriental sobre el que se abre discretamente una ventana. Anexo a éste se encuentran los baños, donde no se descuidó ni el más mínimo detalle para mantener la asociación al personaje histórico.

El recorrido de un caminante

La cocina se dispone al costado sur de la barra como una especie de túnel de acero inoxidable, por el que se transita para llegar a los dos salones y a la terraza. El cuidado con el que se resuelve la iluminación en cada uno de los ambientes y la modulación reticular de las fachadas internas aportan una atmósfera clara y acogedora sobre la que transitan desde colores sólidos de madera de nogal hasta velos traslúcidos color crema, que invitan a salir a la terraza.

La disposición de mesas en alturas sutilmente variadas, las cuales cuentan con luminarias seleccionadas cuidadosamente por el equipo de diseño durante largas caminatas en el barrio Dumbo en el distrito de Brooklyn en Nueva York, y de sillas y poltronas de diferentes escalas develan el proceso de evolución del diseño y evidencia que los comensales y el diseñador se sentaron en cada uno de los puestos para depurar la experiencia del restaurante.

Juana la Loca, propone una experiencia única, simple, honesta y divertida, que invita a seguir las próximas aperturas del grupo español en Bogotá, San José de los Cabos, Miami y Cartagena de Indias.

COMPARTIR