Kubik: el primer proyecto residencial con certificación LEED en Bogotá

Kubik Virrey I y II es el primer desarrollo de carácter residencial en Bogotá reconocido con la certificación LEED en categoría Gold. El uso responsable del agua, una de sus estrategias. 0

Este premio es un reconocimiento a la preocupación que he tenido desde el principio de mi carrera por lograr minimizar el impacto en el ambiente y la huella en el planeta. La obsesión por el uso responsable de las aguas nos llevó a construir el primer edificio en proceso de certificación LEED residencial, donde el ciento por ciento de las aguas grises y lluvias se reciclan”. Con esta frase, el arquitecto bogotano Camilo Alvarado recibió el galardón que le otorgó la organización Women Together, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, en mayo pasado.

Fotografía: ©Andrés Valbuena – Cortesía Kubik

Clic acá para conocer otros proyectos sostenibles en Colombia.

El edificio al que se refiere es Kubik Virrey I y II, el primer desarrollo de carácter residencial en Bogotá reconocido con la certificación LEED en categoría Gold. Ubicado sobre el parque El Virrey, al norte de la ciudad, su concepto arquitectónico gira sobre cómo involucrar el entorno al inmueble, cómo abrirlo hacia la naturaleza. “El parque es una joya”, afirma. Al poner a dialogar el proyecto con el parque, el arquitecto decidió hacerlo a través de una obra de arte. El artista Nicolás Cárdenas creó una roca de oro que dispuso en el primer piso, embebida dentro de la naturaleza mientras acompaña el acceso. Los bancos de concreto que conforman recintos dentro del antejardín difuminan los límites y ofrecen una interacción más cercana entre el interior y la ciudad. Esta íntima relación entre lo privado y lo público lo hizo también merecedor del premio Cemex al espacio colectivo.

Fotografía: ©Andrés Valbuena – Cortesía Kubik

El edificio alberga 55 apartamentos, todos únicos y diferentes, y servicios comunes como un business center, gimnasio, jacuzzi, piscina climatizada y un área para la práctica de yoga. Los jardines colgantes que embellecen las circulaciones interiores, no solo cumplen la función de incorporar la naturaleza a las áreas privadas, sino también la de potenciar los vacíos/termochimeneas interiores, asistir la ventilación natural de las viviendas y purificar el aire. “Mi obsesión ha sido siempre no utilizar agua potable para los sanitarios”, comenta el arquitecto, razón por la cual Kubik Virrey I y II cuenta con un mecanismo de recolección de aguas lluvias y de recirculación de las grises –provenientes de duchas y lavamanos, que pueden ser fácilmente filtradas y tratadas para usarse de nuevo–. Con esto suplen los requerimientos de los sanitarios, los cuales, al igual que las griferías de duchas, lavamanos y lavaplatos, se especificaron de bajo consumo. “Los sistemas hidrosanitarios elegidos proveen un ahorro superior al 50 % con respecto a los tradicionales”, explica César Ruiz, CEO de Setri Sustentabilidad, quien acompañó el proceso de diseño y contratación para obtener la certificación LEED. El objetivo: limitar el gasto del recurso hídrico al máximo sin sacrificar el confort.

Fotografía: ©Andrés Valbuena – Cortesía Kubik

En términos energéticos, el diseño también ofrece un uso inteligente. Los apartamentos tienen un sistema de automatización fácil de manejar, que optimiza cuándo deben apagarse algunas luminarias si los espacios no están ocupados. Todas las luces poseen tecnología LED –la mayoría dimerizables–, y las estufas de inducción reducen el consumo de energía. El proyecto tiene, asimismo, un mecanismo de calefacción centralizada con base en agua, calentada en calderas de alta eficiencia. El ahorro energético al combinar todo lo anterior se estima entre un 35 o 45 % frente a uno tradicional.

Fotografía: ©Andrés Valbuena – Cortesía Kubik

Los pisos de bambú certificados apuntan a una madera renovable y cultivable; los cementos de la compañía Cemex, reciclados en una cantidad superior al 13 %, buscan un uso racional de los recursos existentes, y la preferencia por los proveedores nacionales en cuanto a los materiales reduce gastos energéticos y contaminación en trayectos largos de importación. Por su parte, los ascensores elegidos, de doble acceso, suministrados por la empresa Righa, cuentan con máquinas sincrónicas que ayudan a un ahorro del 30 % en el consumo de energía. De igual forma, cuentan con un variador tipo VVVF –Variador de voltaje Variador de frecuencia–, que tiene una corriente variable y no constante.

Fotografía: ©Andrés Valbuena – Cortesía Kubik

Estando aún en sus etapas iniciales, cabe resaltar que la búsqueda de la sostenibilidad en la construcción en Colombia se traduce hoy en costos de elaboración 5 % superiores a los de una técnica tradicional. “El costo del pionero siempre es un poco más alto”, comenta Ruiz al respecto. No obstante, en la medida en la que sistemas y materiales renovables y sostenibles se usen de manera más amplia, y se aprovechen las medidas de incentivo disponibles, como la devolución del IVA para elementos y materiales que garanticen reducciones en consumos de energía o las devoluciones en renta para quienes desarrollen este tipo de procesos, la construcción responsable con el medioambiente será un aliciente económico para el desarrollador.

Luego de la experiencia de Kubik Virrey I y II, la constructora planea un nuevo desarrollo: Virrey IV. “Queremos cambiar el mundo desde la arquitectura”, afirma Camilo Alvarado. Con este objetivo y con la sostenibilidad en el centro de su quehacer, desarrolla varios proyectos de características similares en lugares tan disímiles como Bogotá, Anapoima y Miami. “Lo hacemos por convicción”.

Fotografía: ©Andrés Valbuena – Cortesía Kubik

Este es Auditeria, el auditorio que se convierte en cafetería.

COMPARTIR