La renovación de una casa de barrio de los años 50

Dentro del conjunto urbano el Polo Club, esta casa - de 236 metros cuadrados- pasó de ser un espacio tradicional de vivienda bogotana a una revitalizante productora de video. Yemail Arquitectura logró crear un diálogo y sacarle provecho a las características originales para así crear una nueva propuesta. 0

El proyecto consiste en la adecuación funcional de una vivienda, con una tipología original del barrio, y transformarla con mezclas de usos y distintos niveles de ampliación y renovación.

La estructura original de la casa está construida con muros de ladrillos macizo de carga y losetas de entrepiso prefabricada en concreto, en dos plantas en las que se destacan una secuencia de patios, alturas libres de 2,15 metros y una cubierta plana.

La intervención está basada en restaurar la secuencia de patios previstas en la lógica espacial original, disponiendo de un primer patio sobre el vestíbulo de ingreso que enmarca un jardín, un intermedio que comunique visualmente los dos niveles y uno posterior de ventilación y aislamiento. También readecuaron la escalera en abanico y los elementos principales de la fachada, caracterizada por antepechos de concreto prefabricado y superficies de pañete color blanco.

En el primero nivel cambiaron la cota de suelo para mejor la altura y disponer de la zona la recepción, la zona contable, la cafetería, los baños y una zona de jardines. El segundo nivel, separado en 3 bloques por los vacíos, tiene una zona de trabajo de carácter más individual, un espacio abierto de trabajo en grupo y una zona dirección en el área posterior.

Incorporaron una estructura de pórticos metálicos en IPE a la vista que actualizan el comportamiento sísmico de la construcción, optimiza los niveles, conecta los bloques por un puente y genera entradas de luz y ventilación en el segundo nivel, a través de una serie de cuatro cubiertas inclinadas en corte de sierra. La cubierta delimita cada una de las secciones del espacio y permite incorporar visuales lejanas de la montaña y el cielo, así como el paso de luz hasta el primer piso. La influencia del corte de la Casa de Diego Rivera diseñada por Juan O ‘gorman en Ciudad de México (1933) fue fundamental en el desarrollo de la sección.

Combinaron acabados austeros, de gestos simples y contundentes, esencialmente funcionales, como el cubierta en teja trapezoidal, los muros en ladrillo a la vista y las puertas metálicas con vidrios texturizados, junto con detalles texturizados y de contraste cromático mucho más ligados al espíritu creativo de la empresa. Su idea de diversidad y registro estético, tales como los muros esmaltados, los calados prefabricados o los pisos de mosaico.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR