loft de 110 metros cuadrados

En este apartamento toda la carpintería fue hecha con material reciclado. Su arquitectura interior, en su mayoría blanca y limpia, ayuda a que cada elemento decorativo sobresalga.

0

La joven propietaria de esta vivienda quería un espacio divertido y luminoso, por lo que el gran reto del arquitecto Sergio Tello fue eliminar todos los muros y retirar la placa inferior del techo para dejar expuestos los casetones y darle un poco más de altura a un apartamento de más de veinte años de construido.

decoracion-revista-axxis-3

“Nuestra propuesta para este proyecto de renovación fue integrar toda la zona común, que estaba completamente fragmentada y cerrada por muros, y remplazar las alfombras por una madera italiana con una técnica de decapé –la cual busca simular el paso de los años– que permitió proyectarle un efecto vintage, fresco y divertido, logrando que todo el espacio se viera y sintiera como nuevo”, comenta Tello.

decoracion-revista-axxis-5

En cuanto a su diseño interior, es imposible no detenerse a contemplar el trabajo de carpintería en puertas, baños, cocina y algunos objetos decorativos que adornan los diferentes ambientes y para los cuales utilizaron listones de guacal que, literalmente, se consiguen como basura, pero que con un tratamiento delicado y adecuado se transforman en piezas únicas y resistentes. “Estos listones vienen llenos de puntillas, tornillos y manchas, lo que hacemos es cortarlos, pulirlos y darles diferentes acabados para que al final puedan reutilizarse. A pesar de ser madera reciclada, su nivel de calidad es muy alto, pues es maciza y para que pueda entrar a un puerto tiene que estar inmunizada”, explica el arquitecto.

Esto se ve a la perfección en la cocina, un espacio abierto que se encuentra en medio de la zona social. Su mesón de quarztone, que también hace las veces de comedor, está sostenido sobre listones de pino canadiense y de guacal reciclado de cuatro centímetros. En ellos se pueden ver los sellos de las entradas a los puertos.

decoracion-revista-axxis-1

Otra característica de este loft de 110 metros cuadrados la constituyen la tubería y el estuco a la vista, que le imprimen un toque industrial y contemporáneo. La apariencia clásica se la dan las cortinas de velo que cubren los ventanales permitiendo la privacidad y el aislamiento de los edificios vecinos sin impedir que pase la luz.

En lo que tiene que ver con la iluminación, cada bombillo de filamentos tiene su propia cadena para apagarlo o prenderlo de forma independiente, creando diferentes atmósferas y juegos de luces para diversas ocasiones. “Tuvimos que hacer trabajos muy delicados como eliminar el color dorado de cada uno de los portalámparas para darle el tono plateado y neutro que el cliente requería. Solo en esto nos demoramos 15 días”.

La mayoría del mobiliario, diseñado a la medida por Sergio y su equipo, constituye otro acierto de la propuesta de interiorismo. Cada mueble ocupa su lugar y se comporta armoniosa y coherentemente con los demás objetos para crear continuidad y un recorrido que revela cada textura y no deja pasar desapercibidos los detalles por más pequeños que sean. En esta vivienda la madera reciclada es protagonista y adquiere un nuevo sentido.  

decoracion-revista-axxis-4

//revistaaxxis.com.co

 

COMPARTIR