Lugar para los libros

Los libros son el eje tanto de esta remodelación como de la familia que habita este apartamento en Bogotá. Presentes en diversos ambientes, logran imprimir un carácter propio a la vivienda.

0

El inicio de esta historia de interiorismo son los libros. La remodelación de este apartamento, ubicado en el norte de Bogotá, comenzó con la adecuación de la biblioteca de la sala de estar del cuarto principal. “Los clientes nos llamaron porque querían meter el sofá dentro de la biblioteca, debido a que tenerlo frente a esta resultaba muy incómodo al estar tan cerca del televisor”, explica María Andrea Vernaza quien, junto con su socia en la firma A2, Andrea Álvarez, aprovechó esa necesidad para actualizar y sacar todo el potencial de la vivienda.

Uno de los puntos claves de su propuesta fue replantear la iluminación. Esto es evidente, por ejemplo, en el nuevo diseño de la biblioteca de la sala de estar de la habitación principal, donde cada entrepaño tiene una luz lineal led, en este caso la fuente está en la parte inferior, para resaltar los libros de los dueños, amantes de la lectura que, además, han heredado de su familia verdaderas joyas de la literatura. Para lograr una remodelación que respetara el diseño original de este apartamento, realizado por el arquitecto Luis Restrepo, las interioristas utilizaron la misma madera, cedro. “Queríamos que lo que hiciéramos se sintiera como si siempre hubiera estado ahí, que no se viera demasiado intervenido”. En esta área también incluyeron una pequeña mesa para que los propietarios puedan jugar cómodamente a las cartas, uno de sus hobbies.

En el hall de entrada también se efectuaron algunos cambios. Al ser la literatura el corazón de este apartamento, decidieron replicar en una de sus paredes la biblioteca del comedor, formando una “L”. “Buscábamos que en la primera impresión del visitante estuvieran presentes los libros. Además, tiene los materiales y la puerta de madera elegidos para la zona social”. Esta decisión ayudó a darle calidez al ambiente, sensación reforzada con la mesa que ubicaron junto al ascensor, pieza acompañada con una lámpara de luz indirecta y, por supuesto, libros.

La zona social abierta es el espacio más importante de este apartamento. Esta área goza de una vista privilegiada hacia un parque, permitiendo una panorámica de los árboles. Sin embargo, sentían que las terrazas debían tener un primer plano de naturaleza, para que “entrara más verde por las ventanas. No utilizamos flores porque el color está en el interior. Este ambiente tiene iluminación para que resalte en la noche. Ahora es uno de los lugares favoritos de los propietarios”, comenta Andrea Álvarez. 

En la sala sobresale una propuesta creativa de las diseñadoras para reutilizar objetos preexistentes. La propietaria tenía tapetes persas ubicados en diversas áreas del apartamento. Para unificar y lograr un elemento contundente decidieron crear con varios de ellos un patchwork que enmarca este espacio. A su vez, le dieron más volumen a la chimenea, aunque no querían que fuera protagonista, por eso su pared no tiene obras de arte.

Junto a la sala y aprovechando los ventanales de una esquina, ubicaron una pequeña mesa tailandesa, también pensada para jugar a las cartas. La lámpara de techo que ilumina puntualmente este ambiente la encontraron en un anticuario de Madrid, España, ciudad con la cual los propietarios tienen mucha relación –como lo demuestra el gran plano de la metrópoli en el hall de entrada–.

Toda la vivienda tenía paredes blancas, lo cual la hacía bastante fría, por eso la pintaron con un tono “que es una mezcla nuestra, entre taupé y gris claro. La ventaja es que no hace que los espacios se perciban más pequeños, pero sí más cálidos”, afirma Vernaza. Sin embargo, en lugares como el baño social utilizaron un atrevido papel de colgadura con libélulas estampadas. “Rompe con el resto del apartamento. Además, la propietaria tenía una lámpara muy especial, con velas, que adaptamos a este ambiente”, explica Andrea Álvarez. Allí también están presentes los libros, eje de esta historia que tiene como fin un interiorismo que resalta la personalidad de sus dueños sin desconocer el pasado de la estructura.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR