Este es el restaurante que está inspirado en Pedro Almodóvar

El diseño del Hotel AXEL en la calle Atocha de Madrid superpone una serie de referencias históricas que forman un tándem complejo y explosivo. 0

Hay varias razones por las que este restaurante sea el favorito de todos este año además de hacerlo merecedor del premio Frame Awards 2019 a “Mejor uso del Color”. En primer lugar, la ubicación privilegiada en medio del barrio literario de Madrid. En segundo lugar, el edificio palaciego del siglo XIX en el que se ubica. Finalmente, algunas de las características más tradicionales y populares de Madrid también desempeñaron un papel importante en las opciones de diseño.

Para lograr este ambiente, la estrategia más importante en el diseño es el uso del color, un elemento que nos acompaña en todas las áreas del hotel, que se aplica con un carácter y naturaleza material diferentes en cada zona.

Conozca otros restaurantes para deleitar el ojo en diseño.

Fotos cortesía: V2com – Adrià Goula – Paco Montanet.

Fotos cortesía: V2com – Adrià Goula – Paco Montanet.

Fotos cortesía: V2com – Adrià Goula – Paco Montanet.

Fotos cortesía: V2com – Adrià Goula – Paco Montanet.

Lo que originalmente era la entrada al edificio para los carros tirados por caballos es hoy la entrada al hotel y divide la parte más pública del restaurante en dos habitaciones. Ambos espacios se diseñan bajo el mismo concepto: una atmósfera despreocupada con un carácter claramente colorido que emplea grandes elementos gráficos de color con referencias a la “Movida Madrileña” y el universo visual creado por Pedro Almodovar, el conocido director de cine español.

El nombre del restaurante “Las Chicas, Los Chicos y Los Maniquies” fue precisamente el título de una de las canciones que acompañaron a la “Movida Madrileña” y cuyas letras siguen siendo parte de nuestra cultura popular actual.

Los personajes principales de este colorido universo son las dos grandes barras rojas que presiden las dos salas. Durante toda la mañana funcionan como mesas de buffet para el desayuno y como bares de aperitivos y cervezas, al más puro estilo de Madrid, durante el resto del día.

Otro elemento importante de la cultura popular de Madrid son las tiendas clásicas del vecindario con sus anuncios de ventanas grandes, nombres atractivos y ofertas increíbles. Fajas, sombreros y maniquíes elaborados llenan algunos de los escasos escaparates que aún quedan en esta parte de la ciudad. Por extraño que parezca, la calle Atocha ha logrado mantener intactas algunas de sus tiendas más clásicas, a las que nuestro diseño quiso rendir un homenaje sincero que llena el espacio con grandes carteles luminosos con atractivos nombres comerciales. 

En la parte inferior del hotel, el restaurante tiene tres pequeños comedores interconectados donde, una vez más, el color es el elemento principal indiscutible. Cada habitación logra su propia personalidad mediante el uso de un solo color: rojo, verdoso y rosa. Sus paredes cubiertas de textiles, así como las opciones cromáticas, buscan hacer referencia a las habitaciones nobles de las casas palaciegas del siglo XIX.

//revistaaxxis.com.co 

COMPARTIR