Los 6 mejores diseños de exteriores de Colombia

La vivencia de un espacio no se limita al interior, los ambientes exteriores son cada vez más importantes en la arquitectura tanto residencial como institucional, más si se tiene en cuenta que en ciudades capitales el área es, día tras día, más limitada. 0

Los espacios exteriores son parte fundamental de cualquier proyecto arquitectónico, residencial o institucional. Constituyen la oportunidad perfecta para entablar una relación dinámica entre el adentro y el afuera, para derribar las barreras y abrazar el entorno natural, que en un país tan diverso como Colombia permite múltiples opciones.

La tendencia en diseño de estas áreas debe estar estrechamente ligada con el interior. Lo ideal es una transición casi imperceptible entre uno y otro, que no se sienta un cambio abrupto. Para esto, distintas compañías de mobiliario han desarrollado muebles resistentes a la intemperie, que nada tienen que envidiarles a los creados para estar bajo techo. En cuanto a estética, ya no son los materiales toscos y poco delicados de años atrás, ahora cuentan con todas las bondades de un diseño bien pensado y ejecutado, y una alta atención al detalle.

Conozca los objetos de diseño que tendrá que regalar este año.

Asimismo, los materiales a emplear deben resistir las condiciones ambientales. Las pinturas tienen tecnología que les permite mantener su color con el paso del tiempo, y sus pigmentos no pierden la fuerza de cuando se aplicaron por primera vez. Además, evitan la generación de hongos por la humedad y la acumulación de suciedad causada por factores como el esmog.

Las pérgolas, una constante en los espacios exteriores, permiten disfrutar del entorno con la protección necesaria sin importar el clima. Muchas son retráctiles, incluso pueden manejarse a distancia para facilitar su uso y convertir las áreas en espacios dinámicos, que se adaptan a diversas situaciones.

En las zonas exteriores es importante instalar los pisos adecuados, que deben ser resistentes a los golpes, la lluvia y el sol –el objetivo es evitar que se deterioren con el paso de los años y se conviertan en un dolor de cabeza para los usuarios–. Lo anterior no significa optar por diseños sin vida y alejados del estilo que deseamos imponer en nuestro hogar, puesto que ahora el mercado ofrece distintos tipos de materiales que recrean elementos naturales como la madera e, incluso, muchos utilizan en su composición bambú, reconocido por su alta resistencia. Aquí, gracias a los avances tecnológicos, las opciones son ilimitadas.

Lo más importante es siempre tener un concepto claro al momento de concebir un espacio exterior. No debe tratarse como un simple patio. Un lugar bien diseñado e iluminado, acorde con el interior, invita a ser vivido, a disfrutar momentos agradables con las personas que más queremos.

Restauración consciente

La naturaleza siempre será bienvenida al hogar, especialmente en una zona en la que el sol y el buen clima son una constante. Una tendencia botánica en los ambientes exteriores, donde predominen el verde y las plantas, convierte cualquier espacio en un lugar para la relajación y el descanso, para reconectarse con el entorno.
Esta casa en Cartagena, restaurada por los arquitectos Álvaro Barrera y Gloria Patricia Martínez, es una de las pocas construcciones de La Heroica que no han sido fraccionadas. Mantiene su estructura de patio y planta cuadrada original.

Después de los trabajos de renovación, la casa presenta una propuesta en la que los espacios exteriores son protagonistas, como se ve en este comedor en medio de arcos, donde una pared vegetal que llega al segundo nivel rompe las barreras entre adentro y afuera. Las enredaderas que cuelgan de balcones, y las palmas, son el toque final para este ambiente que invita a relajarse y disfrutar del sol.

Fotografía: Iván Ortiz – Producción: Diana Tovar

Vinculada con el trópico

Esta casa de recreo en Villeta, Cundinamarca, está concebida en función de su entorno e invita a integrarse con él. El encargo que recibió el arquitecto Mauricio López, de la firma bogotana Rafael López Uribe y Cía., consistía en una vivienda de cinco habitaciones que permitiera el disfrute del lugar y de su clima.

El espacio exterior, salpicado de vegetación que acompaña los recorridos y terrazas, articula toda la casa y se dispone a una piscina con una “playa seca” –plataforma de piso duro–, y una “húmeda” –pequeño desnivel parcialmente sumergido para sillas asoleadoras.

La materialidad se concibe desde la durabilidad y el bajo mantenimiento. El mobiliario fijo, creado en mampostería, así como los pisos y los muros, simplemente empañetados y pintados, están diseñados para resistir el uso y la variabilidad del clima.

Para esta vivienda construyeron techos escultóricos que protegen del sol, a la vez que definieron un espacio a cielo abierto, generoso y cualificado para disfrutar de su luz. Aquí lo edificado permite un nexo con el lugar, propone un estado intermedio entre lo salvaje de la intemperie y la comodidad de lo doméstico.

Fotografía: Iván Ortiz – producción: Diana Tovar.

Bajo la brisa del mar

En este espacio combinan en armonía texturas, muebles, piezas únicas de colección y objetos inspirados en diferentes etnias y culturas. Con diseño interior de María Teresa Espinosa, se utilizó una paleta de colores de tonos tierra cuidadosamente seleccionada y aplicada a cada elemento.

Para manejar la entrada de los rayos de sol, que puede ser inclemente en ciertas horas del día, optaron por un toldo vertical de la multinacional Hunter Douglas, que contribuye al control térmico del espacio sin afectar el interiorismo, pues su color comparte la misma línea cromática del diseño en general.

El lugar perfecto

El descanso es uno de los puntos más importantes de la arquitectura. Las casas ubicadas en espacios campestres, en las afueras de las urbes y rodeadas de naturaleza, no deben replicar la tipología de las ciudades, sino analizar su entorno y abrazar las bondades que este les brinda para facilitar momentos de tranquilidad y armonía en sus habitantes.

Diseñada por el arquitecto bogotano Camilo Alvarado, esta casa en las proximidades del cañón del río Bogotá, en el municipio de Anapoima, es sinónimo de descanso. Las vistas del proyecto están dirigidas al cañón, y la piscina con su respectivo deck no es la excepción. La vivienda, que se integra por completo con el paisaje, crea espacios para que las personas disfruten de él sin restricciones e invita a la vegetación nativa a ser parte activa de la propuesta.

Fotografía: Andrés Valbuena – producción: Cortesía Kubik-Lab.

Siempre colores radiantes

Uno de los aspectos más importantes de un ambiente exterior es la pintura de las fachadas. Para todos es claro que una estructura con colores vivos y limpia resulta más impactante que una donde se note el paso de los años.

Pensando en esto, la empresa colombiana Pintuco desarrolló Koraza, una pintura especializada en exteriores. Gracias a su composición, esta referencia no sufre de pérdida de color ni de cuarteamiento de los muros, algo tan común por la constante exposición al sol. Además, es antihongos y evita el paso de agua del exterior al interior. Como si fuera poco, disminuye la adherencia de la suciedad generada por el esmog. Así, los colores no perderán la fuerza, sin importar los años.

La piel exterior

Construido por Conexo Inmobiliario y con diseño de Juan Forero Arquitectos, este edificio en Medellín tiene una fachada que otorga privacidad por medio de aperturas controladas hechas con Panelex, en referencia Serra Dorato 1835, proveídas por la compañía Lamitech.

Este producto, que viene en láminas de 3,6 metros de altura, es ideal para una fachada por su resistencia a la intemperie. Además, tiene una amplia gama de colores, modulaciones y espesores, lo cual permite a los diseñadores generar diversas propuestas que no cambiarán de color con el paso del tiempo.

 

COMPARTIR